Cinépolis, con plan B para las palomitas

Cinépolis a pesar de la espiral inflacionaria, nuevos hábitos y nuevos productos de entretenimiento, creció 12% el año pasado

Cinépolis a pesar de la espiral inflacionaria, nuevos hábitos y nuevos productos de entretenimiento, creció 12% el año pasado
Miguel Mier, director Global de Operaciones de Cinépolis. Foto: Corina Herrera

En un episodio de Los Soprano, Tony pregunta a Silvio Dante, su consigliere: ¿Cuáles dos negocios son a prueba de recesiones desde tiempos inmemoriales?. Sil, con la autoridad de un catedrático, responde: Ciertos aspectos de la industria del espectáculo y lo nuestro.

La respuesta de Dante no es exagerada ni está fuera de contexto, y si alguien puede corroborar eso es Miguel Mier, director Global de Operaciones de Cinépolis, la cadena de cine fundada en Morelia, Michoacán, que hoy con 564 cines y 4,943 salas ocupa el cuarto lugar en el mundo y es la primera de Latinoamérica.

Mier no recuerda la escena, pero concuerda, al menos, con la primera parte de la respuesta cuando se le pregunta si existen riesgos para Cinépolis de cara a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Yo creo que en general en nuestra industria del entretenimiento –es mi percepción personal–, no creo que habrá grandes cambios, porque el cine para Estados Unidos es hoy el primer generador de divisas. Los estadounidenses ya no tienen su principal ingreso en la venta de autos, hoy su principal ingreso es por historias. ¡Eso es poderosísimo!

Miguel Mier, director Global de Operaciones de Cinépolis. Foto: Corina Herrera

Lo es. Tanto que Cinépolis a pesar de la espiral inflacionaria, la disminución en los precios del petróleo, la consolidación de nuevos hábitos y nuevos productos de entretenimiento, sin dejar de mencionar a la vacilante economía nacional, creció 12% el año pasado, un récord para la compañía.

Es cierto que está creciendo y evolucionado el entretenimiento en general y la manera en que la gente consume entretenimiento, esa es una realidad. Sin embargo, la gente sigue asistiendo a las salas de cine.

Con 44 años de edad, 23 de los cuales los ha pasado trabajando en Cinépolis al lado de Alejandro Ramírez, Mier proyecta que el crecimiento de la empresa para 2017 rondará el siete por ciento, cifra que sin ser espectacular refiere solidez.

Cinépolis a pesar de la espiral inflacionaria, nuevos hábitos y nuevos productos de entretenimiento, creció 12% el año pasado
Miguel Mier, director Global de Operaciones de Cinépolis. Foto: Corina Herrera

Es en esta circunstancia en la que se fundamenta la confianza de Mier en la empresa, en relación a los efectos que podría tener la renegociación del TLCAN: No creo que (los estadounidenses) vayan a regarla o meter las patas en esta industria.

PALOMITAS, PUNTO DÉBIL

Sin embargo, sí existe un aspecto en el que Cinépolis podría verse afectado por el TLCAN.

Lo que sí puede pasar es que ellos pongan algunos impuestos o tarifas a productos agrícolas mexicanos y México responda igual. Y lo que puede pasar, por ejemplo, es que nosotros le dejemos de comprar maíz a los estadounidenses –el 100% del maíz palomero, proviene de EU– y nosotros podemos defender a nuestro país dejando de comprarles maíz, advierte.

La producción nacional de maíz palomero es ínfima: 1% en concordancia con lo que expresa Mier, mientras que el 99 restante se importa de Estados Unidos. ¿Por qué? Dos factores son esenciales: el TLCAN, que permitió la entrada de esta especie sin cobro de arancel, lo que deprimió a la industria, y la inseguridad y violencia que vive el estado de Tamaulipas, sitio en el que se produce la mayor parte de ese uno por ciento de maíz palomero.

Cinépolis a pesar de la espiral inflacionaria, nuevos hábitos y nuevos productos de entretenimiento, creció 12% el año pasado
Miguel Mier, director Global de Operaciones de Cinépolis. Foto: Corina Herrera

¿Qué harán ante este panorama?

Bueno, ¿quién produce más maíz palomero?, pregunta Mier retóricamente. Argentina, pero el suyo es más caro que el maíz estadounidense, de modo que en el momento en que le pongan una tarifa, nosotros empezaremos a comprar maíz en Argentina y trataremos de buscar lugares donde esté el producto. Éste es un ejemplo de cómo a través de las tarifas al comercio pueden afectar una industria, específicamente a nosotros, y pues sí, ya estamos viendo opciones en caso de que eso suceda, acota.

Salvo este aspecto, no pa- rece existir otra nube negra en el horizonte de Cinépolis, pese al constante avance de otras formas de entretenimiento. La producción a destajo de series de televisión, terreno en el que Netflix domina ampliamente, no han impactado en la asistencia del público a los cines ni tampoco en el crecimiento de Cinépolis Klic, la plataforma de contenidos en la línea de la empresa.

Duplicamos el año pasado las rentas que tuvimos, 2016 contra 2015, y estamos proyectando triplicarlo este año señala Mier. Otra cosa que nos ha dado mucha visibilidad en Cinépolis Klic y nos atrae clientes que no consumen cine, es que estamos pasando fútbol. Estamos transmitiendo los partidos de los Chivas a través de Klic. Y eso nos permite acercar a todo ese mercado el contenido de Klic.

Cinépolis a pesar de la espiral inflacionaria, nuevos hábitos y nuevos productos de entretenimiento, creció 12% el año pasado
Miguel Mier, director Global de Operaciones de Cinépolis. Foto: Corina Herrera

CONQUISTANDO AL MUNDO

El modelo de negocio de Cinépolis, y la visión de Mier en torno a la expansión de mercados, posibilitó su llegada a la India, país en el que incursionaron en 2009 con una sala en Amritsar, y en el que hoy tienen 310 salas, lo que los llevó a situarse como la tercera cadena. Lo mismo hicieron en Brasil, un mercado complicadísimo, pero hoy somos la segunda cadena, y hace un par de años, tras la adquisición de Yelmo Cines, entraron en España con 400 salas.

La clave del éxito para Mier es la relación cercana que han establecido con el público que sigue asistiendo al cine y las experiencias que le ofrecen.

Contar historias en una sala de cine es algo que en general queremos hacer como seres humanos, no importa cuál sea la fuente, Hollywood, Bollywood o nuestro cine nacional, dice Mier.

Y sea con maíz estadounidense, argentino o mexicano, el futuro luce prometedor.

¿Te gustó este contenido?