Beneficio de 296 mdd por pacto en gasoductos

El rendimiento es resultado de ahorros por las nuevas cláusulas de los contratos y por una mayor rentabilidad de los proyectos, además de que se puede contar con una capacidad de abastecimiento de gas natural

2 mil 600 millones de pies cúbicos de gas, capacidad de transporte del gasoducto Texas-Tuxpan. Foto: Especial
2 mil 600 millones de pies cúbicos de gas, capacidad de transporte del gasoducto Texas-Tuxpan. Foto: Especial

Tras la renegociación sobre los términos de los contratos de los gasoductos entre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la empresas constructoras, nuestro país da un beneficio de 296 millones de dólares al año, como resultado de ahorros por las nuevas cláusulas y una mayor rentabilidad de los proyectos, además de que puede tener una capacidad de abastecimiento de más de 2 mil 500 millones de pies cúbicos diarios de gas natural.

Según datos de la empresa, como resultado de esta renegociación, se espera un ahorro de 180 millones de dólares para la CFE, luego de que se redujo la tarifa promedio de transporte de gas natural en 27 por ciento, al pasar de 33 a 24 centavos de dólar por cada gigajoule de gas transportado, lo que equivale a una disminución de 6.5 a 4.7 pesos.


 

Gráfico: Arturo Ramírez

Por otro lado, se espera que el nuevo esquema de los contratos por gasoductos generen beneficios por 116 millones de dólares cada año, como resultado de una operación más eficiente que se traducirá en una mayor rentabilidad y la posibilidad de la Comisión para comercializar gas natural.

La CFE logró un acuerdo con las empresas iEnova, Carso, Fermaca y Transcanada sobre los contratos de siete gasoductos que se construyeron en el sexenio pasado, parte de los acuerdos consisten en la modificación de la naturaleza de las tarifas de transporte de gas, las cuales se nivelaron para evitar aumentos abruptos en el largo plazo, también se logró un esquema más accesible en las tarifas garantes de la inversión, las cuales financiaban al gasoducto, y se lograron acuerdos en materia de causas de fuerza mayor, en donde las empresas aceptaron reintegrar al Estados los pagos realizados por la CFE en momentos en que la construcción de los gasoductos se vio interrumpida por protestas sociales.


Gráfico: Arturo Ramírez

También se logró el desistimiento de los litigios que se iniciaron luego de que la CFE anunció su intención de iniciar la renegociación de los contratos, con lo cual se evitaron arbitrajes internacionales.

La Comisión inició las renegociaciones porque consideró que los contratos representaban una desventaja para sus operaciones: Ya no estamos hablando de contratos leoninos, porque se corrigieron, dijo Manuel Bartlett, director general de la empresa.

Explicó que actualmente la CFE mantiene en curso la ejecución de una auditoría para detallar las irregularidades en esos contratos: Nosotros para poder estar preparados hacia la renegociación que se planteó en los contratos, hicimos una auditoría en relación con el procedimiento. Tenemos auditado desde las licitaciones, cómo se dieron, cuáles fueron las características de ellas, hubo competencia real o no y todo lo demás, como por ejemplo, el tema de las causas de fuerza mayor que se hicieron muy laxas, también fueron auditadas, explicó.


Gráfico: Arturo Ramírez

Esta auditoría le permitió a la CFE contar con información suficiente para solicitar el reintegro de los pagos a las compañías constructoras: Habíamos pagado ya una cantidad enorme, cerca de mil millones de dólares eso sí, por causas de fuerza mayor, dijo.

En las negociaciones, lo aceptaron todas las empresas, reintegraron los pagos en condiciones bastante favorables para nosotros, porque en los contratos se establecía que al término de 25 años iban a devolver el dinero, pero en servicios no en recursos, con todas, por eso digo que les agradezco su disposición. ¿Qué fue del análisis que hizo la auditoría? Vamos a terminar la auditoría para determinar qué responsabilidades puede haber en la CFE en la firma de estos contratos, detalló Bartlett.


Gráfico: Arturo Ramírez

A su vez, los empresarios consideran que el acuerdo fue benéfico para ambas partes: En el contrato inicial se contemplaba una renta o tarifa creciente que comenzaba con cifras menores y había una renta sustancial posterior. La parte relevante fue que en lugar de tener rentas crecientes, que fueran rentas iguales; eso por un lado ayuda a que la CFE pague un importe menor al final del día. Para Carso, tenemos el gusto de que al haberse hecho la renta pareja a lo largo del plazo, nos permita financiar más proyectos y más inversiones, dijo Carlos Slim Helú miembro honorario de Grupo Carso, el pasado 27 de agosto.


La gran importancia de estos gasoductos es que podemos acceder al gas más barato del mundo que se vende en Texas, donde ya hay interconexiones con México, y que permitirá al país poder hacer uso de un gas muy económico y barato que va a permitir sustituir el diésel y combustóleo para generar electricidad, abundó Slim Helú.

Miguel Reyes, director de CFE Energía y CFE Internacional, explicó que el problema en los contratos de lo gasoductos se debe a fallas de origen en cuanto a las tarifas de largo plazo, pues estas estaban diseñadas para incrementarse a lo largo del tiempo: El error fue de origen y fue producto de licitaciones que se hacían con base en que se adjudicara cada una de ellas con el menor valor presente neto, indicó.

Explicó que uno de los gasoductos renegociados tenía en promedio una tarifa de 77 centavos de dólar, pero el problema no era el promedio, sino que los picos que iba a tener al final llegaban a 2.40 dólares. Entonces, cambiamos esa naturaleza de las tarifas, quitamos ese riesgo, hicimos que las tarifas fueran como en todo el mundo, tarifas niveladas, explicó.

El gasoducto más relevante es el que va de Texas a Tuxpan, ya que cuenta con una capacidad de transporte de 2 mil 600 millones de pies cúbicos, el cual puede atender 33 por ciento de la demanda total del país, de 8 mil millones de pies cúbicos en promedio.

Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin), afirmó que la puesta en marcha de esa infraestructura permitirá detonar inversiones por hasta 18 mil millones de dólares en toda la cadena de valor de la electricidad y el gas natural.

Ahorita en temas eléctricos ya hay una inversión anunciada por 750 millones de dólares creciendo hasta mil 700 millones y hay otras cuatro inversiones en proyectos muy grandes, que podrían sumar 18 mil millones de dólares de manera inmediata, afirmó.


Hay un compromiso verbal de cada una de las empresas, de continuar su proceso de inversión y extender la red de gasoductos en el sur-sureste del país y aprovechar la ventaja competitiva que representa estar cerca del mercado más importante de gas y de los mejores precios del gas, que nos permitirán no solo producir electricidad a mejores tarifas, sino darles los elementos a cada uno de los industriales de nuestro país para pensar en proyectos de inversión de largo plazo, añadió a su vez Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

POR ADRIÁN ARIAS

abr

¿Te gustó este contenido?