Román Rosales Avilés: La vacunación salva vidas

Las vacunas previenen enfermedades que anteriormente ocasionaban epidemias, secuelas y defunciones, tales como, cáncer cervical

ENRIQUE QUIROZ ACOSTA
ENRIQUE QUIROZ ACOSTA

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la vacuna como cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos.

Puede ser una suspensión de microorganismos muertos o debilitados, por lo que no representa ningún peligro para el sistema inmunológico, solamente lo engañan y lo obligan a defenderse cuando se siente atacado por un agente infeccioso generando defensas y adquiriendo una memoria que le permita reconocerlos posteriormente y los eliminen.

Las vacunas previenen enfermedades que anteriormente ocasionaban epidemias, secuelas y defunciones, tales como, cáncer cervical, difteria, hepatitis B, sarampión, paroditis, tosferina, neumonía, poliomielitis, enfermedades diarreicas por rotavirus, rubéola, tétanos, entre otras.

Éstas se administran mediante una inyección o vía oral, aunque con menor frecuencia (poliomielitis, fiebre tifoidea, cólera, rotavirus); en ocasiones son necesarias varias dosis espaciadas en un tiempo determinado para lograr que la inmunidad se mantenga con los años.

Hoy en día, con el objetivo de disminuir el número de inyecciones se emplean vacunas combinadas, tal es el caso de la Hexavalente, que hace frente a la difteria, la tosferina, el tétanos, polio, Hepatitis B e influenza tipo B.

Pero, ¿cómo nace la vacuna? Hace más de 200 años, Edward Jenner, médico y científico inglés, creó la primera. Su hallazgo se dio cuando observó que las mujeres que ordeñaban vacas y que habían sido infectadas por la viruela bovina parecían estar protegidas contra el virus que se transmitía entre humanos.

En 1796, el médico inoculó a un niño de ocho años, James Phipps, la primera vez con materia de una llaga fresca de viruela vacuna, presentó fiebre y malestar pero se recuperó totalmente; la segunda vez, fue de una llaga de viruela humana sin que tuviera reacción alguna.

De esta forma, Jenner demostró que el virus transferido le brindó protección contra la viruela. Aquí nace el término vacuna o vacunación, porque la inoculación se hizo proveniente de la vaca.

En 1973, México realizó la vacunación masiva mediante el Programa Nacional de Inmunizaciones, donde se estableció la aplicación obligatoria de cuatro vacunas esenciales: antipoliomielítica, DPT, BCG y antisarampión, además del toxoide tetánico.

Y es desde 1980 que se hacen jornadas de vacunación: primero fueron Fases Intensivas de Vacunación, después Días Nacionales de Vacunación; más tarde se nombraron Semanas Nacionales de Vacunación y finalmente Semanas Nacionales de Salud.

En 1991 se creó el Programa de Vacunación Universal, con la finalidad de integrar a todas las instituciones del Sistema Nacional de Salud e implantar un programa con objetivos, metas y estrategias iguales.

Las vacunas son una de las medidas sanitarias que mayor beneficio produce a la humanidad y, por esto, se pretende crear consciencia acerca de su importancia, a fin de que la población esté protegida frente a enfermedades mortales.

No olvidemos que éstas no tienen distinción de género, raza, religión o nivel socioeconómico.

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
La 2Sacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas