Reishi: el superalimento indispensable en época de frío

En esta temporada de temperaturas bajas, el rescate para el sistema inmunológico viene de parte de un curioso hongo

Reishi: el superalimento indispensable en época de frío

Aunque se ha usado durante más de dos mil años en la medicina oriental, el Ganadera lucidum, mejor conocido como hongo reishi, llamado así por su nombre en japonés, apenas se está popularizando en el mundo occidental. Ha llamado la atención de los consumidores de productos naturales por sus propiedades antitumorales, inmunomoduladoras e inmunoterapéuticas, ideales para mantenerse saludable en climas complicados.

Según el libro Herbal Medicine: Biomolecular and Clinical Aspects, este hongo es capaz de mejorar los niveles de azúcar en la sangre y fortalecer el sistema inmunológico. A estos se suman beneficios anticancerígenos. Según un artículo publicado en Integrative Cancer Therapies, estudios han comprobado que el hongo genera actividad que inhibe el crecimiento de tumores, principalmente en pacientes tratados por cáncer de mama y de próstata. El mecanismo de acción, sin embargo, aún no se ha hecho claro para la ciencia.

El hongo reishi se consume, principalmente en té, o polvo. Se puede consumir el hongo como tal, pero no se recomienda, por su sabor amargo. A continuación, una receta para prepararlo en bebida:

 

Ingredientes:

  • 1 taza de cualquier leche, ya sea animal o vegetal.
  • 1/2 taza de agua
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 1 cucharadita de hongo reishi
  • 1 cucharadita de jarabe de maple o miel de abeja
  • 1/2 cucharada de canela
  • 1 pizca de sal de mar

 

Procedimiento:

  • Poner todos los ingredientes en un recipiente, mezclar y calentar a temperatura media, hasta que hierva.
  • Hervir y dejar a fuego lento durante cinco minutos.
  • Opcional: Licuar hasta que esté espumoso

 

Más recetas: ¿Qué vamos a comer? Receta de Sopa de Camarón

Por Redacción

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
GourmetFoto:  EDGAR LÓPEZ

Segunda parte. Cristina Barros: La cocina como patrimonio