“Panchito”, la inspiración de un trago

Crear un trago no es difícil cuando se echa a volar la imaginación entre los mejores sabores y olores

Crear un trago no es difícil cuando se echa a volar la imaginación entre los mejores sabores y olores
FOTO BERNARDO CORONEL

Un buen trago es sinónimo de historia , así lo cuenta Sergio Figueroa, barman del Bar Cotidiana , este creativo,  se encargó de hacer  el coctel que lleva por nombre Panchito, algo que no fue difícil pues se le pidió que lo hiciera a partir del recipiente.

Cierto día el dueño del bar me dijo , hagamos una bebida fuerte y especial para este vaso, cuenta el lobo Figueroa como se le conoce al mixólogo.

El vaso en sí , parece tener vida por la expresión del  rostro , una combinación entre el recipiente y el contenido. En su interior guarda 200 grados de alcohol y un sabor fuerte que a la mayoría agrada. Por esto, Panchito es el cóctel perfecto para aquellos que buscan disfrutar de su trago poco a poco ya que por su sabor , no dan cuenta de su efecto.

FOTO BERNARDO CORONEL

Inventamos el cóctel perfecto para la persona ideal, por ello , tanto cliente como barman diseñamos el trago respecto a la personalidad de quien lo consume, describió  Sergio Figueroa,  quien aseguró que la preparación no es un secreto, más bien es ponerle un poco de ingenio.

Como preparar un Panchito:

Ingredientes
½ oz de whisky (cualquier whisky)
1/ 2 oz de licor Chartreuse amarillo
½  de licor Chartreuse verde
½ oz de licor de damiana
1 onza de crema de  whisky drambuie
2 onzas Jarabe de tres pimientas
Jugo de piña
Hielo

Elaboración
En un vaso especial como panchito agregar hielo, el whisky, los licores, la crema de  whisky y el jarabe de las tres pimientas, finalmente decorar con una rodaja de limón y un trozo de piña.

Tip:  El jarabe de tres pimientas es artesanal, ya que se elabora por el barman del bar,  con pimienta  negra, roja y blanca, también contiene piña y azúcar.

Por: Adriana V. Victoria/El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
GourmetFotos: Pablo Salazar Solís

El arte del buen comer