Lo mejor de México con el mejor del mundo

El chef que se caracteriza por sus figuras hiperrealistas compartió con Maricú sus secretos de repostería durante su visita a México

Foto: Bernardo Coronel
Foto: Bernardo Coronel

Existe en la cocina de Cédric Grolet, un elemento imprescindible: la fruta. No importa su origen, tampoco su textura, ni su tamaño. Para el chef francés de 32 años, la importancia radica en el sabor y en la temporada, la cual es inicio de su innovación. Conocido internacionalmente por elaborar esculturas hiperrealistas de frutas como manzanas, fresas, duraznos, limones y hasta tomates, el oriundo de un pequeño pueblo francés de la región Auvernia Ródano Alpes se ha ganado el respeto de la crítica y, hace apenas unas semanas, fue nombrado por The World’s 50 Best Restaurants como el mejor chef pastelero del mundo. ​

Foto: Bernardo Coronel

De visita en México para impartir una master class en el Centro de Artes Culinarias Maricú, habló en exclusiva para El Heraldo de México sobre cómo fue que a su corta edad logró semejante distinción. ​Fue la chef Maricú quien lo invitó a descubrir nuestro país y así, durante una semana, compartir su gusto por hacer nuevas versiones de frutas y enseñar a sus seguidores mexicanos algunos de sus secretos de repostería. ​

Con música de fondo de Dennis Lloyd y Daft Punk, el chef conocido en el mundo gastronómico como El Principito, por su prometedora trayectoria en la cocina dulce, compartió que descubrió la repostería desde muy pequeño, pues procede de una familia de cocineros y artistas. Para él su ascenso fue algo natural, dada su pasión por los colores, heredada por uno de sus abuelos, que era pintor. La pastelería, en cierta medida, es como la pintura, por lo que para mí fue lógico llegar al mundo de los dulces, señaló.

​Por supuesto no puede haber una buena comida sin un buen postre, sin embargo, el chef afirmó que no piensa en los reconocimientos, los cuales, en ocasiones fungen como la cereza del pastel: No trabajo pensando en premios, tampoco me esfuerzo por conseguirlos, al contrario, sólo me concentro en crear cosas nuevas y en disfrutar lo que hago. ​ A su corta edad, Cédric goza del reconocimiento que han obtenido grandes personalidades como Pierre Hermé, quien es conocido como el Picasso de la repostería. ​


DULZURA SALUDABLE ​

Foto: Bernardo Coronel

Las frutas son sus favoritas, porque cambian con cada temporada, esto me obliga a reinventar los postres en cada estación, y porque sus texturas y colores le permiten dar rienda suelta a su creatividad. ​En cuanto al reto que afronta la repostería moderna por la tendencia hacia lo saludable en la que cocinar con menos grasas y azúcares es fundamental, Cédric Grolet, quien ha sido mano derecha de uno de los grandes cocineros franceses, Alain Ducasse, se confesó preocupado por hacerlo de forma saludable. ​

Grolet, evidentemente, no puede prometer que con sus postres no se va a engordar, aunque aseguró que sólo será un poquito, y consideró que su consumo es Como todo. Cuando hay exceso, no es bueno para la salud. La base es utilizar productos de buena calidad, porque aportan sabores más intensos. Evito lo más que puedo los productos procesados, indicó. ​Sólo tiene una regla: Sus postres deben consumirse el mismo día que se preparan, para que no pierdan su calidad, sabor y textura.

 

Por Cristina Mieres y Rafaela Kassian

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
GourmetFoto:  EDGAR LÓPEZ

Segunda parte. Cristina Barros: La cocina como patrimonio