¿Cómo elegir las copas para vino, tequila y destilados? Aquí te decimos

No todas las copas le quedan a todos los vinos; te contamos cómo se clasifican y qué bebidas alcohólicas se pueden servir en ellas

TOMA NOTA. En función
del recipiente que elijas para disfrutar del
vino, el sabor puede cambiar y, con él, la percepción que tenemos
al beberlo. Foto: Especial
TOMA NOTA. En función del recipiente que elijas para disfrutar del vino, el sabor puede cambiar y, con él, la percepción que tenemos al beberlo. Foto: Especial

Una de las primeras cosas que nos viene a la mente cuando vamos a degustar un vino, sin duda, es la copa. 

Puede que pensemos en una alta, amplia de cáliz, delgada en chimenea, corta de tallo, con base grande, con forma de tulipán o estilo romboidal, de cristal, o de vidrio, incluso algún vaso corto cilíndrico muy delgado sin tallo, cualquiera puede ser la  ideal.  

Cuando vamos a analizar un vino para distinguir calidad, estructura, armonía, cuerpo, espectro, aroma, longevidad o evolución en barrica, necesitamos una copa de calidad con un delgado espesor para que no interfiera con la percepción, y poder así analizar todas esas características maravillosas que esta bebida ofrece.


¿POR QUÉ de CRISTAL?. La vista es un sentido básico en la cata del vino, ya que nos permite apreciar el color. Foto: Especial


CLASIFICACIÓN 

A las copas las podemos agrupar de muchas maneras, pero una muy sencilla y práctica puede ser por la forma y el espesor. Cada tipo de copa tiene una forma especial que permite que sobresalgan sus aromas característicos . 

AMPLIAS  

Ayudan con los vinos de gran carga aromática, mientras que los vinos que son más cortos en  éste carácter necesitan copas ligeramente cerradas, para ayudarlos con su expresión.  

ALTAS Y DELGADAS 

Si los vinos tienen gas carbónico o espuma, se necesitan este tipo de copas para evidenciar el tamaño de la burbuja, la cual es determinante para la calidad de los mismos, aunque hoy en día los espumosos gustan, también, en copas más abiertas. 

DESTILADOS 

Se usan copas más pequeñas con formas caprichosas y abultadas en la parte central, tratando de que en la parte superior sean largas y cerradas para expresar los aromas sutiles. 

TEQUILERA 

La copa tequilera Riedel es muy parecida en la forma que tienen las copas de espumoso, que son rectas y alargadas. Esta forma no es un capricho del productor, sino años de estudio y cata, es un minucioso examen analizando la forma más adecuada de la copa para percibir mejor el aroma.

Esta semana tuve la oportunidad de recordar todo este proceso, probando el mismo vino en diferentes copas, para poder determinar cuál es el mejor diseño y qué modificaciones se le tiene que hacer al boceto de la copa final para que tenga la mayor expresión, todo un lujo que, posiblemente en el futuro podrán experimentar con la copa creada específicamente para uno de los vinos más importantes del país. 

Para esta experiencia contamos con la ayuda de la tecnología de Riedel, que entre sus líneas tiene la gama Performance

Esta copa cuenta con ligeras estrías internas que hacen que el vino exprese sus características de  forma exponencial.


Foto: Especial

POR JESÚS DIEZ

abr

¿Te gustó este contenido?