Nuevas propuestas de vinos tintos y rosados

La cava más grande de Latinoamérica presentó una cata maridaje con una selección de 10 vinos de la región castellano leonesa

Ribera del Duero estableció su estatus de Denominación de Origen (D.O.) en 1982. Foto: Especial

Después de que José María Aznar tomó posesión como presidente del Gobierno español, en 1996, la entonces joven Denominación de Origen de Ribera del Duero tuvo su boom. Y es que el político manifestó públicamente su preferencia por los vinos de esta región; especialmente de la bodega Vega Sicilia. En esa época, la venta de botellas de esta denominación pasó de los ocho millones a los 59 millones, y el incremento de demanda se mantuvo constante año tras año.

El interés por esa denominación persiste en 2019. En la cava más grande de Latinoamérica, la del Hotel Presidente Intercontinental de la Ciudad de México —40 mil botellas, con un valor en el mercado de más de seis millones de dólares—, y de la mano de Luis Morones, director de Vinos de Grupo Presidente y actual embajador en México de la denominación, se presentaron ocho vinos tintos, dos rosados y una gran noticia: ya está embotellándose la primera cosecha de blancos de Ribera del Duero, elaborados con uva albillo.

Las etiquetas que se cataron durante la presentación fueron los rosados Canallas Malacuera Rosado 2017 y Traslascuestas Rosado 2017, y los tintos Dominio de Cair Crianza 2013, Pago de Carraovejas 2016, Protos Reserva 2013, Corimbo I Reserva 2012 Gran Callejo reserva 2012, el Viña Arnaiz Gran Reserva 2010, Dorium Roble 2017 y Admiración Selección Especial 2014.

En cuanto a las últimas mejores adiciones, las clasificadas por los expertos como excelentes serían las correspondientes a 2010, 2011 y 2015, siendo el resto, las que comprenden entre 2010 y 2018, calificadas como muy buenas; salvo la de 2013, que sólo tiene el apunte de buena.

CULTIVO ÚNICO

En Ribera del Duero, a 12 metros bajo tierra, bodegas ancestrales —algunas datan del siglo XIII— esconden tesoros para los apasionados al vino. En esa región española, las tierras limosas y arcillosas hacen que prolifere uno de los caldos españoles más prestigiosos en el plano internacional.

El Duero, el segundo río más grande de España, moldea el clima y facilita la maduración idónea de distintas variedades de uva, entre ellas las cepas de tempranillo. Ésta tiene que estar presente en más de 75 por ciento de cualquier producción que aspire a llevar el sello de la Denominación de Origen, que vigila que se cumplan los estándares de calidad de los vinos producidos en esta demarcación.

POR JUANMA MARTÍNEZ RODRÍGUEZ

eadp

¿Te gustó este contenido?