¿Más mujeres en la cocina? Esto las podría posicionar en los primeros lugares del mundo gastronómico

La cocinera española con tres estrellas Michelin, Elena Arzak, prevé que se necesita "una o dos generaciones más" para que más mujeres obtengan mejores reconocimientos

Arzak cumple este año tres décadas luciendo tres estrellas Michelin. Foto: Especial
Arzak cumple este año tres décadas luciendo tres estrellas Michelin. Foto: Especial

Elena Arzak es la única cocinera al frente de un restaurante en España con tres estrellas. Incluso este año, cumple tres décadas con la máxima distinción de la Guía Michelin y es consciente de esta excepcionalidad que necesita cambiar y abrir paso para que más mujeres obtengan este reconocimiento.

El resultado se cimenta en entrega total, convencimiento de lo que haces y mucho amor por tu profesión, elementos que comparte con su padre, con quien se incorporó a trabajar en 1994, en el restaurante familiar donde ha tomando paulatinamente el mando de los fogones en un restaurante con una plantilla que combina veteranía y juventud.

A los 19 años creó su primer plato, una ensalada de bonito -una especie de atún- con filamentos de verdura y a su padre le gustó, aunque hizo algunos cambios. Me dijo: ‘si te vas a quedar conmigo, quiero resultados’. Vi que podía hacer cosas en el futuro, me sentí realizada y me quedé.

Pese a que en su restaurante, que fundó su abuela en la ciudad de San Sebastián (País Vasco, norte de España) siempre ha habido mujeres en puestos de mando, reconoció que no es algo que se vea comúnmente. De acuerdo con Elena, se debe a una cuestión social que se espera mejore porque hay una intención positiva, que necesita tiempo, en 50 años será diferente, comentó.

 

Cuando mi padre (Juan Mari Arzak) estudió hostelería en Madrid había muy pocas mujeres; cuando yo me formé en Suiza éramos entre el 30 y el 40 % y hoy está prácticamente igualadorecordó la cocinera.

 

Admite que, aunque ahora los cocineros sufren la presión de una mayor exposición pública, su situación ha mejorado mucho con respecto a anteriores generaciones.

Mi abuela trabajaba con menos medios y nunca salía del restaurante, mi padre hacía menos entrevistas que yo pero no tenía tanta ayuda. Y ahora las cocinas están mejor condicionadas, dice.

Arzak cumple este año tres décadas luciendo tres estrellas Michelin y Elena aún se acuerda de cuando, en 1989, su padre la llamó por teléfono a Suiza para comunicarle que habían logrado la tercera: Pensé que se había quemado el restaurante. Me dijo que a ver cuánto durábamos con las tres y hoy todavía se lo recuerdo.

Ella ha tenido en su padre a un maestro y, aunque asevera que no tiene precio trabajar con él, admite que sabía que sería escrutada como ‘hija de’. A veces tienes que tener paciencia, aunque en la vida no hay nada fácil, siendo hija de o no. He tenido que saltar muchos obstáculos pero soy consciente de que se me han abierto muchas puertas, finaliza.

 

 

Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO
jram

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
GastroLabLas cuatro
apps se
encuentran
en fase piloto. Foto: Leslie Pérez

Crean App para luchar contra la diabetes