Lala Noguera: Pasión y posesión por el maguey, esta es su historia

Desde hace 11 años, Lala vive entre catas, congresos, concursos y conferencias. Todo para promover los destilados del maguey en México y en el mundo

"Mirandillas, la hacienda del mezcal está liderada por cinco mujeres". Foto: Nayeli Cruz

Lala Noguera está poseída por el agave. No lo demuestra sólo con el tatuaje de maguey (pulquero, aclara ella) que adorna su antebrazo, sino con toda la emoción que desborda cuando habla de la planta que la ha acompañado desde su infancia y cuya diversidad en México alcanza alrededor de 147 especies.

De las 210 variedades de agave que existen en América, México posee casi 68 o 70 por ciento de ellas. De esa cifra, se están aprovechando cerca de 60 variedades para destilar y cada una de ellas sabe completamente diferente; es la tierra, es el clima, es el proceso, es el gusto histórico de esa persona, dijo entusiasta Noguera.

Desde hace 11 años, Lala se ha dedicado al activismo cultural del agave y sus derivados. Empezó tocando puertas para ofrecer catas de pulque y contribuir a la desmitificación de esta bebida.

En el caso de mezcal Real Minero, Graciela Ángeles es la maestra mezcalera. Foto: Nayeli Cruz

Está muy estigmatizada, tanto por cuestiones culturales como históricas. Pero toqué puertas, hasta que un día se me abrió en una cafetería que se llamaba La Procedencia; empecé con tres personas. Un día, Adela Fernández (hija de Emilio ‘El Indio’ Fernández) me invitó a dar una cata en La Fortaleza del Indio, en Coyoacán, pensé que irían 20 ó 30 personas, ¡al final éramos 550! Tocó un grupo de huapango y eso se convirtió en una verbena, todos admirados de cómo hablamos del pulque y cómo nos conectamos con esa bebida.

Lala, quien de niña acompañaba a su abuelo al campo y aprendió de él los cuidados que requiere el maguey, ahora es miembro activo de Vatel Club Mexico, jurado en competencias internacionales —como SpiritSelection—, da conferencias en México y en el extranjero sobre los destilados del agave, y ha hecho la carta de mezcales de lugares como Carmela y Sal, Los Panchos y el Hotel Marquis, colaborando con los chefs más reconocidos del país.

 

Profesionalmente me formé en otra área, sistemas computacionales. Pero a raíz de un accidente de trabajo me pensionaron de por vida. Entonces dije, ¿qué voy a hacer ahora? No puedo estar así. Entonces tomé la iniciativa del agave y sus derivados, y empecé haciendo una página de Facebook que se llamó en su momento Activismo cultural sobre el agave y sus derivados. Hoy es Impulso agavería y tiene casi 100 mil seguidores.

 

Desde entonces, Lala ha investigado sobre el tema y apoya a productores independientes. Hoy se consumen 55 millones de litros de whiskey en México, después le siguen las ginebras, los vinos, las cervezas y, por último, las bebidas mexicanas. 70 por ciento de la producción de tequila y mezcal se va a EUA, otro 10 por ciento a Europa, un cinco a Asia o Sudamérica, pero sólo 15 es consumido por los mexicanos. No es posible que mientras en España se bebe casi 60 por ciento de su producción de vinos e importa 40, nosotros estemos consumiendo menos de 20. ¿Qué te hace pensar eso?, reflexionó.

RAÍCES. Hay una negación de nuestras bebidas Foto: Especial

MUJERES DEL MAGUEY

En todos estos años me ha sorprendido el papel de la mujer dentro de estos sistemas de producción, es uno muy importante. Todavía hace 60 años, ellas más bien se ocupaban de vender el mezcal en los pueblos y lo escondían en sus rebozos, porque antes era prohibitivo, y han ido saltando las barreras culturales de sus comunidades. Ahora, las herederas de esta tradición del maguey estudiaron y ayudan al proceso como ingenieras agrónomas, químicas, administradoras, contadoras, explicó Lala.

De un 100 por ciento de las marcas, te diría que 10 está liderado por mujeres. Tiene que ver también con que hay muchas a las que no les interesa el oficio. Tampoco podemos hablar completamente de desigualdad, porque si en una familia mezcalera nacen más hombres que mujeres, evidentemente ellos estarán más involucrados.

Y aunque pocas, son muy efectivas. Está la historia de la maestra Ema, que es líder de los productores de Morelos; es una señora de 60 años que consiguió que se efectuara la Denominación de Origen en su estado, aunque el título lo tienen ‘arrestado’ los productores oaxaqueños. Sin embargo, ha pasado por muchos problemas y le inventan cosas por ser mujer, contó.

ELLAS SON DE AGAVE. En el caso de mezcal Real Minero, Graciela Ángeles es la maestra mezcalera. Foto: Nayeli Cruz

También están las que preparan los alimentos que se comen durante la jornada. En Zapotitlán de Vadillo (Jalisco), está la señora que prepara las tortillas encamisadas: ponen las tortillas al fuego y cuando se inflan, las sacan y les hacen un hoyito, les ponen un huevo adentro y las vuelven a colocar al fuego, para que el huevo se cueza estrellado dentro de la tortilla; es para los que se quedan en la noche vigilando los hornos, detalló Lalá.

Hay casos así en cada estado productor, y Lala parece saberlos de memoria. No duda en los nombres, ni en los logros y los obstáculos de cada una.

Por eso, Lala contagia su entusiasmo por lo local. Espero que todos seamos embajadores de nuestros productos. No es difícil, es solamente amar y escoger uno para difundirlo, tenemos muchos. Eso sí, hay que trabajar años para posicionarte y posesionarte. Así me dicen mis hijas, porque sí te posesiona el producto, como si fuera un espíritu, agregó.

Ellas son de agave

  • Mirandillas, la hacienda del mezcal está liderada por cinco mujeres.
  • El mezcal Huichichiqui, Araceli es administradora y su hermana labora como química.
  • En el caso de mezcal Real Minero, Graciela Ángeles es la maestra mezcalera.

Por Anaid Ramírez

lctl

Notas relacionadas

Hubo un error al cargar las notas.