Triada a la milpa 

Lo maravilloso de esta práctica es que, de forma natural, crecen a su alrededor los quelites, verdolagas, huauzontles y quintoniles

Triada a la milpa 
Alguna vez te has preguntado, ¿cómo fue que nuestros antepasados consiguieron tener autonomía alimentaria? En Mesoamérica los grupos étnicos comenzaron a sembrar frijol, maíz y calabaza, lo que resultó en una gran mancuerna, ya que el suelo se vio fortificado.
Esto es lo que se conoce como la triada mesoamericana, base de la alimentación de los pueblos. En algunas regiones también se sembraba chile, considerado como un ingrediente clave de la gastronomía, sin embargo, no es un elemento de dicha triada.
Esta triada era sembrada en la milpa, que quiere decir parcela en náhuatl. Hoy, sigue viva y está presente entre nuestra gente, junto con el chile y el tomate.
Lo maravilloso de esta práctica es que de forma natural crecen unas plantas conocidas como quelites. Algunos ejemplos de éstos son las verdolagas, los
huauzontles, los romeritos, el chipilín y los quintoniles.
Esta formación de elementos naturales que sucede de forma espontánea en la milpa, provoca que se construya un ecosistema que ayuda a las personas que lo cultivan a vivir en autonomía alimentaria, cuestión importantísima hoy en día.
Este ecosistema, aunque decimos que sucede de forma natural y espontáneamente, se elabora con base en las necesidades y preferencias culinarias y alimenticias de quien lo cosecha.
Cada milpa tiene particularidades, pues no existe un solo tipo de milpa, varían dependiendo del suelo, clima, siembras cercanas y sobre todo de lo que se va cosechando entre ellas que, conforme pasa el tiempo, influye tanto en los nutrientes de la tierra como en su textura y sabor.
Si tomamos en cuenta que existen alrededor de 60 diferentes variedades de maíz, cinco de frijol, cuatro de calabaza y una gran diversidad de chiles y plantas (quelites) silvestres, y variantes de jitomate, nos podremos dar cuenta de que este tipo de cosecha también ayuda a mantener la diversidad y que en realidad es fácil sembrar variantes en una sola parcela.

TIPS DE LA CHEF ANA MARTORELL

Para que los frijoles se cuezan más rápido, remójenlos toda la noche en agua tibia.
Sazona mejor los frijoles: 
Una vez cocidos  licúen unos  cuantos junto con el caldo de cocción, así les darán cuerpo y tendrán más sabor.
Por la Chef Ana Martorell
Fotos: Cortesía

¿Te gustó este contenido?