El sabor de Alinea

La genialidad de Grant Achatz está detrás de este restaurante, en el que la innovación y la creatividad es parte esencial de la evolución de su cocina molecular

Al final del espectáculo  culinario entiendes lo que significa cada una de sus estrellas Michelin. Foto: Especial
Al final del espectáculo culinario entiendes lo que significa cada una de sus estrellas Michelin. Foto: Especial

De la mente del magnífico Grant Achatz nació Alinea. En realidad, son pocos los restaurantes con tres estrellas Michelin que ponen tanta atención al detalle, en donde el estrés, la expectativa y la perfección juegan un rol importante en cada una de sus estrellas, así es Alinea que, basado en las pinturas de Dalí, replica su magia en cada uno de sus platillos.

Grant inició su carrera en el Bulli, lugar en el que descubrió su amor por la cocina molecular. Alinea abrió sus puertas en 2005 y dos años después entró en la lista de los 50 Best, lo hizo en el peldaño 36.

 

Foto: Especial

 

En 2007, luego de haber recibido la noticia, fue diagnosticado con cáncer de lengua, los médicos le daban dos años de vida. Sin embargo, con tratamientos experimentales logró librarlo, pero perdió el sentido del gusto temporalmente. Siguió adelante y, en 2011, obtuvo tres estrellas Michelin.

Tuve la suerte de estar en su cocina, un cubo de cristal, justo al centro, desde donde tienes la mejor vista del restaurante. Sentí independencia del resto y, a la vez, tuve cercanía con el chef.

En este lugar todo está controlado, desde el manejo de la luz, música, escenografía, absolutamente todo tiene una razón de ser. Cada tiempo es mágico, con autonomía y características imponentes.

Estando en la mesa de la cocina se vive otro ambiente, uno tenso, que sugiere que no habrá cabida al mínimo error de parte de nadie, el chef permanece ahí y, sin decir nada, exige perfección.

 

Foto: Especial

 

Todos los platillos están envueltos por técnicas y sabores. Sí, fuego, árboles echando humo, hielo cayendo de la mesa, globos con helio comestibles, arte en la mesa.

Al final del espectáculo  culinario entiendes lo que significa cada una de sus estrellas Michelin.

 

 

TIPS DE LA CHEF ANA MARTORELL

  • Muchos me preguntaron si  valía la pena viajar hasta Chicago para ir a Alinea.  Mi respuesta es que es de esos lugares a los que debes ir,  al menos, una vez en la vida.
  • Si ya tuviste la oportunidad de tener al maestro Grant al lado, si ya experimentaste lo que es el globo de helio, vuelve para ver las novedades de Alinea.

 

Por ANA MARTORELL

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
GastroLabEn los mercados, además, no solamente hallamos materias primas y comida, los hay de artesanías, de flores, y de un sinfín de cosas más. Foto: Especial

Mercados: Tradición y herencia