Cocina y vino en Loretta: La mancuerna perfecta 

El Chef Abel Hernández y la sommelier Laura Santander le han dado  a su restaurante lo mejor de su conocimiento

El chef Abel Hernández y su socia la sommelier Laura Santander continúan presentando su más reciente creación: el restaurante Loretta, un sitio pequeño pero acogedor muy bien diseñado, de buen gusto y con espacios bien iluminados que invitan al comensal a quedarse para disfrutar de sus platillos y de un buen vino.
      Abel es una persona que siempre ha estado rodeada de buena comida. Todo inició con el gran ejemplo de sus abuelas, quienes tenían una gran afición por la cocina; con el talento de su mamá, quien ha sido una gran repostera, y con el gusto de su abuelo por los buenos vinos. Lo anterior influyó para que se dedicara al mundo de los restaurantes. Después, al conocer al amor de su vida, decidió cambiar el giro de sus estudios y entró al CESSA, en donde comenzó su formación gastronómica profesional.
Abel abrió su primer restaurante con poco presupuesto, el lugar contaba con un menú de cinco tiempos y un vino de no tan buena calidad. Con la ilusión que significa tener el primer restaurante, Hernández echó a andar la aventura utilizando las copas de su abuela y de su novia, su actual esposa. Actualmente el chef recuerda ese momento como sus inicios y cuenta que todo ha evolucionado.
Después, comenzaron las buenas épocas en donde llegaron algunos reconocimientos por el buen trabajo y ahí fue en donde comenzaron a crecer el espacio con el que siempre habían soñado. Hicieron modificaciones en el lugar, incorporaron más personal y finalmente llegó la sommelier al equipo; junto a Laura Santander, Abel fundó Eloise.
Una vez formada la mancuerna perfecta, se abrió Loretta, y años después, vino el  éxito. Ahí las cosas se han hecho con mayor cuidado y con mayor experiencia para convertirse en uno de lugares preferidos por las personas que aprecian el buen comer y beber al sur de la ciudad.
Aunque el chef cuenta que esto de crecer tiene sus consecuencias, ahora están más a la vista; es decir, actualmente son un foco dentro de la gastronomía nacional, por lo que la gente les exige más y los comentarios (que a veces son buenos y otros malos) son atendidos. Los dueños del lugar están conscientes de que en gustos se rompen géneros, y por ello, permanecen pendientes para satisfacer las necesidades de sus clientes y ofrecer la mejor experiencia.
Abel y Laura tienen claro que los comensales deben sentirse cómodos y disfrutar de una larga sobremesa, acompañada de buen vino. Laura cuenta que su historia alrededor de esta bebida, empezó cuando decidió meterse a un club de vinos, después ingresar al CESSA y así forjar su carrera gastronómica, enfocándose a todo lo que tenía que ver con vinos.
Ella es una parte esencial del restaurante, los vinos son fundamentales en la vida de Loretta, lugar que comenzó con una carta de 30 etiquetas.
Hoy cuentan con 280 marcas.    Loretta tiene un wine program muy nutrido que va acompañando a cada uno de los platillos que ofrece el chef Abel y que sorprende a los clientes.
 Eloise es algo increíble, pero Loretta nos ha llenado de muchas sorpresas: es divertido, dinámico y con un programa de vinos del viejo mundo. A la gente le ha gustado y nosotros podemos ir aprendiendo con ellos en toda la evolución, desde que llegan hasta que terminan. Juntos es una experiencia diferente en cada mesa.
 Cuando formaron la carta de  Loretta se aseguraron de que fuera muy distinta a la de Eloise para que no compitieran entre ellas, ya que están a metros de distancia y, al final, debes saber cómo cocinar las cosas, cómo presentarlas y darles una identidad especial. Loretta se combinó, fue una mezcla de propuesta y una visión que yo tenía muy clara desde un inicio, aseguró Abel.
Hicimos algo que tuviera ingredientes frescos, buenas opciones vegetarianas, platos de buen sabor y con reducciones eficientes. En cuestión de vinos tuvimos que probar y probar hasta llegar a lo que hoy es nuestra carta.
Gracias a este esfuerzo, la pareja obtuvo durante cuatro años el Award of Excellence de Wine Spectator.
Loretta representa la oportunidad de probar vinos de regiones nuevas, de puro viejo mundo, vinos de Croacia, Eslovenia, Grecia, Líbano, Francia, Italia y España.
Abel aseguró que el conocimiento sobre el vino ha ido en aumento con base en experiencias para refinar el gusto. Ahora pueden apreciar más los sabores y así poder influir correctamente en los comensales.
La pareja culinaria tiene planes para incursionar en el ámbito hotelero, las cosas se han ido dando muy bien y esperan seguir creciendo.
Ellos están pendientes de cada detalle y se preocupan porque los invitados retomen la calidez en la mesa.
La comida debe de ser tan buena como para que se merezca maridar la experiencia, un equilibrio perfecto, puntualizó Abel.

Más de los gustos de  Abel :

  • Ingrediente favorito: mantequilla y sal.
  • Platillo: tostadas de picadillo.
  • Tipo de cocina favorita: mexicana.
  • Chatarra  predilecta: cheetos crunch.
  • Placer culposo: gorditas de chicharrón prensado
  • Más de los gustos de  Laura :
  • Ingrediente: trufa.
  • Platillo: Chilaquiles poblanos.
  • Tipo de cocina: mexicana.
  • Chatarra favorita: fritos y chorizo.
  • Placer culposo: Calimocho y cuba.

 

Por Cristina Mieres y Rafaela Kassian

¿Te gustó este contenido?