Cocina Filipina: conoce la gastronomía tradicional y especialidades

La cocina filipina ha tomado fuerza alrededor del mundo en los últimos años; destaca por sus arroces, salsas y fideos fritos; esto es lo que debes saber

PECULIARIDAD. En la antigüedad usaban sólo la mano derecha para comer, a este procedimiento se le
llamaba Kamayan. Foto: Especial
PECULIARIDAD. En la antigüedad usaban sólo la mano derecha para comer, a este procedimiento se le llamaba Kamayan. Foto: Especial

Desde hace tiempo hemos visto que la cocina asiática ha tomado muchísima fuerza, en especial, los dos últimos años. 

Este 2020 viene recargado, ya que estamos conociendo gastronomías de países muy particulares, como la de Filipinas. Esta gastronomía conjunta las tradiciones malaya, china y española. Sus principales influencias son de Malasia y Polinesia; mientras que la parte china se debe al fuerte intercambio comercial con ese país y su sazón ibérico es el resultado de los 300 años que Filipinas fue colonia de España.

 Ejemplo de esta última mezcla es el lechón, una de sus proteínas principales; además de sus arroces, que están inspirados en la paella, y tienen algo parecido al cocido. También utilizan algunos métodos de cocción heredados por los españoles, así como la salsa de tomate, el salteado con ajo y el uso de conservas.

Asimismo, encontramos platillos con col, kimchi, pescado, carnes marinadas, fideos fritos (pancit), estofados, rollitos (lumpiang) y bollos al vapor (siopao), en los que hay fuerte presencia de especias como jengibre, chiles y cayenas, ajo, cúrcuma y pimentón. 


RAÍCES. La mandioca y el camote suelen estar presentes en los platillos filipinos. Foto: Especial


Al ser una cocina especiada y con influencia española, encontramos similitudes entre la gastronomía filipina y la mexicana. Hay platillos, como el adobo, que en Filipinas es a base de carne marinada y una especie de chorizo, muy parecida a la longaniza que se prepara en México. 

En cuanto a postres, Filipinas presume de una gran variedad. Como ejemplo está puto, un pastel de arroz cocido al vapor que suele servirse en el desayuno; a éste se le añaden diferentes ingredientes, como vainilla. 

Lo que más me encanta de esta cocina es que tiene como principio que cada persona puede modificar su platillo a su gusto, por lo que sus salsas son características para acompañar cualquier preparación. Entre ellas está toyo —su salsa de soya—, patis —hecha con pescado— o una especie de catsup que hacen con plátano.  

Así que esperemos con ansias la llegada de diversos restaurantes de cocina filipina a nuestro país o donde quiera que vayamos, para que conozcamos un ejemplo más de lo fascinante que es el llamado mestizaje gastronómico.

POR ANA MARTORELL-CHEF

abr

¿Te gustó este contenido?