Haz tu denuncia aquí

El espumoso más famoso del mundo tiene secretos que ni te imaginas

GASTROLAB

·

Cuando se habla de champagne, indisolublemente hablamos de cuatro elementos que lo definen e identifican: 

  1. Antes de entrar en pormenores, se trata de un vino espumoso (blanco o rosado). 
  2. Se sirve frío. Se suele degustar a una temperatura de 8 grados centígrados en boca, por debajo se pierden las burbujas, por encima hay un exceso de espumosidad y de pérdida de sabores. 
  3. Se sirve en una copa de cristal, y más en concreto en una que se alta y en forma de tulipán. 
  4. Regularmente se confecciona mediante una mezcla de tres uvas (Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay), es decir, es producto de un ensamblaje o coupage. 

Pero más allá de todas estas, son muchas las cuestiones que surgen en torno a tan refinada bebida, suficientes como para no acabar en varios días de hablar de las mismas. 

No todos los espumosos con estas características se pueden considerar champagne, ya que una denominación de origen protegida de esta región francesa cuida la utilización de su nombre.  

El consumo champagne está muy difundido en casi todas las culturas del mundo, aunque los tiempos están cambiando y su consumo popularizando. Si hasta hace poco, era seudónimo de brindis y grandes celebraciones, la culinaria lo ha ido adaptando para usos no menos glamourosos como puede ser su maridaje con unas ricas carnitas. 

En síntesis, un buen champagne puede alegrarnos nuestro más íntimo momento foodie del día, con independencia de nuestra apuesta gastronómica del momento, tradicional o más alternativa o moderna. 

La distribuidora mexicana Grandes Viñedos de Francia, eligió uno de los restaurantes de referencia de la cocina francesa en la capital, la Maison de Famille, de San Ángel para presentarnos una de las marcas de champagne más reconocidas del mercado, representadas por la bodega Billecart-Salmon

Según los datos facilitados por la bodega anualmente se producen 350 millones de botellas de champagne no distribuyéndose en el mercado todas, sino que una parte de ellas forman parte de la Reserva.  

En cuanto a los hábitos de consumo del champagne en el mundo que tiene cuotas que en términos de volumen representan 10% del consumo total de vinos espumosos. Cifra que impresiona ya que la región de Champagne representa sólo el 4% del viñedo francés o el 0.5% de la superficie de viñedo a nivel mundial.  

En cuanto a los mayores demandantes de esta bebida es el Reino Unido, el que con 28 millones de botellas se ha convertido en líder de consumo de esta bebida, y México uno de los países estratégicos para la expansión de su consumo en Latinoamérica.  

Tres son las referencias con las que trabaja Billecart-Salmon: 

  1. El Brut Reserve, de color amarillo paja y burbuja delicada, es un vino excelente para cualquier ocasión y de equilibrada acidez. Puede ser consumido en maridaje con cualquier tipo de platillo o aperitivo.
  2. El Blanc de blancs, de color dorado y burbuja fina, tiene notas en boca a mantequilla y es de sabor muy elegante. Éste es recomendado para acompañar platillos de mar como pescados a la parrilla, ostras o caviar.
  3. Y por último el Brut Rosé, vinificado como vino tinto y líder de venta de la marca, que lo viene fabricando desde hace siete generaciones. Es de color rosa pálido y su burbuja es persiste. Tiene notas en boca de frambuesa, lo que lo hace perfecto para ser consumido en platillos de salmón, o un ceviche de cecina o hasta como vino de postre. 

Billecart-Salmon es una bodega con solera de más de doscientos años de historia y está situada en la bellísima localidad francesa de Marreuil-Sur-Ay de la región de Champagne

Durante la comida maridaje propuesta, se fueron alternando estas tres referencias con los siguientes platillos:

  1. Paté de berenjenas, verduras y tapenade. Un plato con claros guiños a la cocina provenzal y mediterránea, donde las verduras de la huerta (y más concretamente la berenjena y el pimiento asado) y el aceite de oliva son protagonistas indiscutibles. 
  2. Chipirones a la plancha y habas al olivo. Combinación de sabores muy Provenzal y marinero donde esta vez entraron en juego las notas cítricas del limón amarillo característico de las regiones de la cuenca mediterránea. El chipirón es una variedad baby del calamar, característico por su jugosidad y ternura. 
  3. Tagliatelle fresco con morillas. La morilla es un hongo característico del norte del norte de España y del sur de Francia, siendo la región catalana, de ambos lados (español y francés) las grandes cocinas que han acogido este gran producto como emblema de algunos de sus platillos. Normalmente se comercializa deshidratada por lo que es fácil distribuirla y consumirla en lugares tan lejanos de su origen como nuestra tierra mexicana. 
  4. Pechuga de pollo rellena a las finas hierbas.
  5. Los petit fours, en este caso presentados individualmente para suplir al postre. Aunque técnicamente hay que recordar, que el petit four (que significa pequeño bocado) es un platillo de transición entre la comida y el café que corona el final de cualquier evento. Se presentaron varios, donde los sabores estrella fueron el limón amarillo, el merengue y el café. 

Maridaje muy correcto y quién dudaría, muy francés, champagne presente.  

Te puede interesar:

Crean App para luchar contra la diabetes

Por: Juanma Martínez Rodríguez