Haz tu denuncia aquí

L’Bistrot: viste a los mejores

GASTROLAB

·
En el pasado los uniformes de cocina se usaban en blanco y con manga larga, pero los chefs de ahora buscan el color y las mangas cortas. De hecho, algunos chefs mexicanos han dejado de lado los estándares de las clásicas filipinas, las cuales se inspiraron en la moda francesa, país en donde esta prenda sigue usándose en tonos claros. Para Moisés de la Parra, gerente de Marketing de Uniformes Clinik y L’Bistrot, nuestra época exige escuchar las sugerencias de los chefs, pues son ellos quienes portan el uniforme en la cocina. Hace quince años fue que L’Bistrot comenzó a diseñar filipinas y, desde entonces, sus diseños han sido muy bien aceptados por aquellos que dirigen las mejores cocinas de los restaurantes de México, ya que, para permanecer en el gusto de sus clientes, decidieron innovar a través de las necesidades de quien usa la prenda.  
La moda ha cambiado la manera en la que visten los chefs, cada día, la forma y fondo de las filipinas se transforma y eso tiene que ver con que la gastronomía está creciendo y con ella lo que gira a su alrededor, aseguró.
  De acuerdo con Moisés, las filipinas se diseñan dependiendo del lugar en donde se van a usar, ya que no es lo mismo un uniforme para playa que uno para ciudad. Explicó que, en el caso de un uniforme para playa, piden más la marga corta y que tenga una malla de respiración que les permita mayor movimiento al realizar sus creaciones culinarias, además, de detalles como botones de presión, combinaciones de cierres o cintillas intercambiables, pues los chefs buscan que sus uniformes les de identidad.   [caption id="attachment_473715" align="alignnone" width="600"] HISTORIA Uniformes Clinik nació como una sastrería de la mano de su fundador, Pedro Ramírez Ramos. Con el tiempo, se fueron especializando en la línea de uniformes, este es el caso de L’Bistrot, dedicado a chefs y estudiantes. Foto: Nayeli Cruz[/caption]  

HISTORIA

  • Uniformes Clinik nació como una sastrería de la mano de su fundador, Pedro Ramírez Ramos. Con el tiempo, se fueron especializando en la línea de uniformes, este es el caso de L’Bistrot, dedicado a chefs y estudiantes.
 

SU LABOR

  • A la fecha, L’Bistrot ha diseñado más de 150 modelos, ya sea para festivales o por pedidos especiales de los chefs. En cada pieza imprimen detalles, algunos de ellos mexicanos, pero siempre con la intención de que la filipina sea al gusto de quien la va a usar.
 

EN FESTIVALES

  • De la Parra ha logrado llevar su empresa familiar a los festivales más importantes de gastronomía, como Morelia en Boca, Vallarta Nayarit Gastronómico y el Festival Club Sibarita.
  • Para estos eventos confeccionan filipinas personalizadas para que los chefs se sientan a gusto con lo que visten y se conviertan en prendas coleccionables.
  • En L’Bistrot consideran que estas prendas son la imagen de un restaurante por lo que la marca mexicana sigue trabajando para crear los uniformes con mayor calidad.
  • En ciudades como Zacatecas, Morelia, Tepic, Hermosillo, Mazatlán, Guadalajara, CDMX, Mérida, Culiacán y Aguascalientes se encuentran presentes para asesorar a todas las personalidades gastronómicas que los visiten.
  [gallery size="large" ids="473754,473753,473752,473751"]   Por ADRIANA V. VICTORIA