Haz tu denuncia aquí

Estrella Jafif, cocina con el corazón

GASTROLAB

·
[caption id="attachment_350542" align="alignright" width="200"] Foto: Nayeli Cruz[/caption] Estrella Jafif es fundadora de Food To Gather, un espacio gastronómico creado para organizar eventos, dar clases, invitar a chefs a dar cátedra: unir a las personas a través de la comida. Estrella contó que su vida siempre ha girado alrededor de la cocina y lo ha hecho a través de mujeres increíbles, su mamá, sus abuelas, su suegra, así que para ella siempre ha sido natural estar entre fogones, sin embargo, nunca se imaginó que profesionalmente terminaría en el medio gastronómico. Estudió tres años Economía: “después de un tiempo me di cuenta de que había errado de profesión y empecé a buscar mi pasión”, recordó Estrella.   [caption id="attachment_350547" align="alignleft" width="300"] Foto: Nayeli Cruz[/caption] Fue en Estados Unidos en donde decidió cursar la carrera de Artes Culinarias, después regresó a México y comenzó a tomar clases. No pudo trabajar de inmediato en otras cocinas, pues a la par estaba dedicada a su familia. Tuvo que hacer una pausa, pero siempre estuvo involucrada, leyendo libros, creando recetas, dando clases con amigas y hasta hace dos o tres años, hasta que sus hijos crecieron, fue que decidió lanzarse profesionalmente.  
Creamos esta empresa porque sentí que había un nicho y una necesidad de hacer cosas personalizadas. Yo no tengo menús preestablecidos, más bien pregunto qué es lo que le gusta al cliente, qué se le antoja, para luego hacer todo lo posible para cumplir”, aseguró.
  [caption id="attachment_350541" align="alignleft" width="300"] Foto: Nayeli Cruz[/caption] Lo que diferencia a Estrella y a Food To Gather de los demás es que el trato siempre es directo con ella. Está presente en todos los eventos y si no puede estar, simplemente no lo toma. Es la pasión con la que se mueve la que la impulsa a ser mejor, pues más allá de servir un evento, comunica a través de la comida.  
Que llegue un plato vacío de un banquete me brinda mayor satisfacción que el dinero que llega a mi bolsa. Esa es la pasión que me mueve, estar en contacto con la gente, definitivamente, mi idioma es la comida”.
  CAPACIDAD El máximo de personas a las que sirve en un evento son 250, logrando así brindar un servicio personalizado: “Hago cualquier tipo de evento, de hecho, caemos mucho en hacer fiestas completamente distintas a las convencionales, en lugares muy diferentes y con conceptos distintos. Desde un BBQ para 200 personas en un rancho, hasta una pasta preparada en ruedas de queso parmesano, Hacemos realidad todo lo que se te pueda ocurrir”, señaló. BOOM BANQUETERO Estrella está convencida de que actualmente existe un gran crecimiento: “Antes no era tan fácil llevar a cabo banquetes. Ahora, todo es mucho más accesible, hay competencia, gente excelente. Sin embargo, lo que nosotros ofrecemos es un trato personalizado, somos creadores de experiencias. Cumplimos los sueños más preciados de la gente”. EL EQUIPO “Contamos con un excelente staff, con ellos logro resolver todo durante un evento”. En cuanto al tema del servicio, Estrella indicó que siempre están en constante capacitación. Es una de las pocas banqueteras que ofrece el doble de meseros por el número de personas, lo que les permite dar un servicio de calidad. Además, tiene excelente mixología. Montan unas barras con bartenders reconocidos, dándole así un plus al evento. ESPECIALIDAD  Lo que más hacen es comida mediterránea. Utilizan ingredientes locales, orgánicos, de temporada y no usan mucho lo frito, lo rebuscado o lo salseado: “Actualmente hay una tendencia hacia lo sano y natural, es por eso que nos enfocamos en ese estilo”. CLASES Además de tener el servicio de catering, Estrella da clases dos o tres veces a la semana. Durante las mañanas enseña a mujeres jóvenes que buscan refrescar los menús de sus casas. También tiene las cooking parties, en donde la gente va con sus amigos, se relaja, toma una copa de vino y después cenan lo que cocinaron: “Hoy en día las experiencias lo son todo”.   Por Cristina Mieres y Rafaela Kassian