Haz tu denuncia aquí

Colores y sabores de la Navidad

GASTROLAB

·
Llegó la Navidad. Esa época especial en donde la gastronomía vive una temporada emocionante, pues todo está lleno de colores, sabores y emociones que nos remiten a momentos de paz y felicidad. Como cuando pelamos una mandarina, fruta típica del invierno con un color fuerte y un olor acidito, que llega en cuanto desprendemos su cáscara o cuando comemos una guayaba de tono amarillo y un aroma irresistible. No olvidemos las castañas, fruto seco café obscuro por fuera y beige por dentro que, cuando se cocina en la sartén, despide un olor inolvidable que se asocia con diciembre. Se trata de un alimento con un bajo nivel de calorías y una gran cantidad de hidratos de carbono. Y si de tradiciones se trata, qué tal la mezcla de manzana con canela, ya sea en un té para combatir el frío con una taza entre las manos o en un pastel para que el paladar se deleite. En general, así es como huele la Navidad. Los colores juegan un papel importante en las preparaciones de la cena del 24 de diciembre pues reflejan la alegría que representa esta fecha, en donde lo que se busca es paz y armonía en las reuniones con la familia, ver a aquellos amigos a los que hace tiempo no vemos, perdonar a quienes nos han hecho daño y pedir perdón al que le hicimos mal, también esperar a que Dios nazca en el corazón de cada persona, tratar de ser mejores y estar preparados para lo que viene. ? Los productos que nos ofrece la naturaleza en esta época del año son especialmente coloridos y de sabores predominantes que, al combinarlos, se logran platillos típicos de la temporada que se esperan con ansia durante todo el año. ?Los romeritos que, aunque la mayoría de la gente desconoce que son de color verde intenso, dan un gran colorido a los platillos típicos, pero si se piensa en la receta tradicional bañados en mole es una locura, algo especial y con una explosión de sabor en el paladar. ? El chocolate, claramente se consume todo el año, pero en esta época está en todas partes, se combina con sabores que jamás imaginaríamos, desde con arándanos, frutos secos hasta con jamón serrano. Es época de experimentar y de agasajar a los invitados, por lo que las reglas se rompen y las creaciones están a la orden del día. ? Cómo no pensar en el olor de un buen ponche que es una mezcla de colores con los tejocotes, naranjas, jamaica, ciruelas y canela, muy característico de la época. ? Y ni qué decir del color de la salsa del bacalao, ya sea en trozo o desmenuzado, que con su tomate con el chile amarillo y las aceitunas es una fiesta a la vista de cualquier comensal. ? Las ensaladas navideñas son un must y todas llevan colores vivos, ésta se caracteriza por llevar frutos secos y frutas de temporada y para darle todavía más color están las cerezas, que además son el detalle decorativo más navideño. ?¡Los buñuelos cubiertos de azúcar que al morderlos hacen, crunch!, ese sonido es inigualable, nos remonta a nuestra infancia, a las posadas típicas con la familia. Son un signo de alegría y de esperanza, qué decir de los churros cuando se cenan en una noche de invierno con el chocolate caliente casero, símbolo de unión familiar. ? Los polvorones que se derriten en la boca nunca se pueden olvidar, en ocasiones hechos en casa con la receta tradicional de la abuela, que va pasando de generación en generación, ¡eso sí que es parte de la Navidad!, cocinar en familia y disfrutar. ? Las posadas traen consigo un viaje lleno de colores y sabores, los esquites son un buen ejemplo, pues combina el amarillo del elote, el blanco de la crema y el queso y lo rojo del chile, esta mezcla es simplemente una explosión de sabor. ?Cómo olvidar cuando hacíamos galletas de jengibre con la abuela, la mezcla de diferentes especias hacen de esta preparación algo emblemático de la Navidad, la canela, el jengibre, el clavo, y lo mejor, decorarlas. ? Navidad es una época que hay que explorar. Es tiempo para compartir, para tratar de ser mejores y estar en paz, olvidemos las dificultades y resentimientos, hagamos de esta época la mejor del año. ? ? ¡Feliz Navidad!   Por Cristina Mieres y Rafaela Kassian