FOTOS: Cocina de barrio, en auge entre capitalinos

FOTOS: Cocina de barrio, en auge entre capitalinos
FOTOS: Cocina de barrio, en auge entre capitalinos
FOTOS: Cocina de barrio, en auge entre capitalinos
FOTOS: Cocina de barrio, en auge entre capitalinos
FOTOS: Cocina de barrio, en auge entre capitalinos
La cocina de barrio, en la que los integrantes de determinada comunidad conviven en un microcosmos donde comparten el pan y las bebidas, adquiere una mayor fuerza en algunas colonias de la Ciudad de México, tanto por el precio como por la atención. Yehoshua Bitton, encargado del Restaurante Brooklyn, en la zona norte de la capital del país, expuso que las personas buscan, además de satisfacer su apetito, un trato más familiar. Además, detalló en entrevista, mediante los sabores transportarse a otros tiempos en los que sus abuelas preparaban los alimentos para la familia y las comidas se volvían cada tarde una fiesta. El restaurante, ubicado en la calle Eren 628 en la colonia Lindavista, en la delegación Gustavo A. Madero, da cuenta de que a veces, y en la medida de las posibilidades, las personas prefieren pagar una mínima diferencia para disfrutar los sabores de la comida gourmet y con porciones calóricas adecuadas para la salud, abundó Andrea Díaz, también encargada del lugar. [caption id="attachment_8423" align="aligncenter" width="1024"] Cocina de barrio. Foto: Notimex[/caption] Los restaurantes más concurridos de las colonias dan cuenta de la manera en el que el gusto de las personas se ha modificado con el tiempo, y aún cuando las tradicionales fondas seguirán siendo parte de la alimentación de los mexicanos, los espacios estéticos, con alimentos balanceados, se han posicionado poco a poco en las preferencias de los parroquianos, señalaron. Al lugar, al que acuden tanto estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) como madres de alumnos de las escuelas aledañas que no tuvieron tiempo de cocinar, oficinistas y mecánicos de la zona, no opera de manera tan distinta como una fonda de comida corrida. Sin embargo, el valor agregado consiste en que cada día existe una oferta vegetariana y un menú balanceado de fusión mexicana e internacional, cuyo ingrediente principal, según ellos, es el amor. A ello se le suma una atmósfera de diseño vanguardista y música relajada, aunado a que los encargados conocen las preferencias culinarias de los clientes asiduos. [caption id="attachment_8427" align="aligncenter" width="768"] Cocina de barrio. Foto: Notimex[/caption] Además, coincidieron en que las personas están un poco más conscientes del cuidado de la salud, por lo que eligen este tipo de establecimientos y consideran una dieta balanceada. Refirieron que aún es necesaria una mayor educación de las personas, debido a que muchas de ellas no saben comer y todavía “buscan un lugar que los llene y no que los alimente”. En un principio, el pequeño restaurante ofrecía comida gourmet, pero con el tiempo se hicieron modificaciones en el menú, al considerar las sugerencias de los visitantes, sin restar calidad, cantidad y buena presentación. Una de las diferencias fundamentales entre este tipo de cocinas que están adquiriendo gran auge entre los capitalinos, es que por un poco más de dinero pueden disfrutar alimentos balanceados que sacian el apetito. [caption id="attachment_8429" align="aligncenter" width="1024"] Cocina de barrio. Foto: Notimex[/caption] Ello a diferencia de la comida corrida, en la que aunque existe una importante variedad las recetas no consideran una alimentación equilibrada. “Muchas veces las personas ven un lugar estético, limpio y cuya atmósfera es más parecida a la de un bar lounge y creen que será más caro, se dejan llevar por las apariencias”, comentaron tras señalar que la calidad y el servicio no están peleados con los precios. El establecimiento público, con poco más de dos años de operación, registra cada día una importante afluencia; hombres y mujeres se apuestan en la entrada para esperar una mesa. Muchos de ellos, vecinos del barrio, se conocen y deciden compartirla, como en los tiempos en los que todos los miembros de la familia se sentaban alrededor de una pequeña mesa con la única finalidad de compartir los alimentos. Por Notimex

Compartir