Haz tu denuncia aquí

El cognac de los reyes

GASTROLAB

·

¿Recuerdan que en la antigüedad las personas lanzaban al mar botellas con un mensaje en su interior?, imagínense las historias que nos podrían contar: poemas de amor, tratados de guerras y anécdotas de reyes.

La botella de la que hablaremos en esta ocasión lleva plasmada más memorias que un mensaje escrito.

Pasando por un proceso de elaboración en donde el total del tiempo que se requiere para que salga una botella al mercado es de 100 años, el cognac Louis XIII habla por sí mismo con el simple contacto con la boca.

Fue en 1874 cuando Paul-Emile Rémy inició la comercialización de su cognac. El éxito de éste fue tal, que el rey Luis XV de Francia, en agradecimiento a su magnífico cognac, le concedió el derecho de plantar vides en la región de la Grande Champagne en Francia. Este permiso fue un parteaguas en su creación, ya que en ese tiempo estaba prohibido cultivar nuevas varietales, a menos que se contara con el permiso de la iglesia y del rey. Es así como empezó la historia de Louis XIII (nombrado así por el Rey Sol, abuelo de Luis XV), un cognac que, hasta hoy, no deja de sorprender a cualquiera que tenga la fortuna de degustarlo.

DATOS CURIOSOS:

DE LAS CENIZAS A LA UVA

El creador del cognac nunca conocerá su producto final. Ya que cuando fallecen, las cenizas del creador son esparcidas en los viñedos, esto con la creencia de que aportarán su toque personal a cada cosecha.

MADERAS Y ÁNGELES

Después de cierto tiempo de añejamiento los expertos prueban constantemente el cognac, esto para saber los tiempos de añejamiento. Durante el proceso se pierden anualmente 13 millones de botellas de este apreciado cognac. Aquí es donde cuenta la leyenda que el aroma a cognac es tan fuerte que llega hasta el cielo, para ser aspirado por los ángeles.

22 MANOS, UNA BOTELLA

En 1874, llegó a manos de Rémy una ánfora de metal que data de 1569. En ella encontró la inspiración para crear tal artesanía, digna de admirarse por más de 100 años. Esta botella conlleva un proceso tan cuidadoso como lo que contiene. En la creación de ésta se ve reflejado el arduo trabajo de 11 artesanos, quienes se dieron a la tarea de buscar la perfección. 

Por Laura Santander @LAURISANTANDER