SALUD Y BIENESTAR

¿Es bueno el ajo para combatir la gripe? Estas son sus propiedades curativas

El ajo es uno de los remedios caseros más conocidos por sus propiedades curativas y entre las creencias destaca que es la mejor opción para combatir la gripe y proteger al sistema respiratorio

ESTILO DE VIDA

·
Salud.¿Tienes gripe? El ajo podría ayudarte a aliviar el malestar. Créditos: Pexels

Aunque su olor y sabor fuertes no son del agrado de muchas personas, el ajo es uno de los básicos de la cocina, ya que es ideal para darle "más sabor" a los platillos; sin embargo, no es lo único por lo que es tan popular, pues se sabe que esta planta tiene muchas propiedades curativas entre las que destaca la protección al sistema respiratorio y, por lo tanto, a combatir las infecciones más comunes, como es el caso de la gripe

De hecho, en muchos hogares mexicanos una de las principales recomendaciones cuando alguien tiene síntomas de gripe es ir a la cocina y comerse un diente de ajo, ya que esto asegura que en cuestión de horas el cuerpo elimine todas la enfermedad, ¿pero qué hay de cierto en esto?,  continuación te compartimos la opinión de los expertos sobre el uso de este supercondimento y los beneficios que recibe el cuerpo tras absorber sus nutrientes. 

El ajo destaca por tener propiedades diuréticas, depurativas, antisépticas e incluso antibacterianas, que lo convierten en uno de los alimentos ideales para cuidar la salud del cuerpo. Es importante resaltar que también ayuda al sistema inmunológico a aumentar la producción de glóbulos blancos, que son necesarios para defender al organismo de patógenos invasores; mientras que para combatir la gripe, es ideal para ayudar a descongestionar e incluso funciona como un antibiótico natural para otros problemas en los pulmones. 

El ajo también ayuda a mejorar la digestión. (Foto: Pexels)

Además de la gripe, se sabe que el ajo es una excelente opción para ayudar a mejorar la digestión e incluso puede ayudar a que los nutrientes de los alimentos sean mejor absorbidos por el cuerpo. En ese mismo sentido, se sabe que su consumo puede ayudar a que el páncreas y el hígado funcionen mejor; por supuesto, siempre se debe combinar con hábitos saludables como una buena alimentación y ejercicio

Por si fuera poco, la Fundación Española del Corazón advierte que su consumo también está relacionado con una reducción en el colesterol malo y de triglicéridos presentes en la sangre. En ese mismo sentido, también destaca por ayudar con la disminución de la presión arterial alta, así como de la reducción del endurecimiento de las arterias, todo esto gracias a que es rico en vitaminas A, B y C. 

Cabe destacar que este condimento no sólo destaca por lo anterior, ya que hay muchas creencias que giran en torno a él; sin embargo, no todo lo que se dice es cierto, en especial si se trata de sus propiedades curativas. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, uno de los aspectos que se pueden desmentir es que el comerlo crudo y en ayunas ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues se carece evidencia científica sobre esto. 

Asimismo, tampoco ayuda a la piel, pues se cree que el colocarlo sobre verrugas hará que éstas desaparezcan y sobre ello, la dependencia advierte que "es inútil para tratar este problema dermatológico, puede provocar serias quemaduras en la piel". 

El ajo también puede usarse en muchos platillos. (Foto: Pexels)

¿Cómo se pueden aprovechar sus propiedades medicinales?

Aunque muchas personas suelen comerse un par de dientes de ajo para aprovechar todo lo que ofrece al cuerpo y en especial cuando se tiene gripe, hay quienes prefieren evitarlo o buscar otras formas de consumirlo.

Una de las más comunes es prepararlo en una especie de infusión que hará que el sabor sea más suave, para ello hay que poner a hervir agua y cuando esté en su punto de ebullición, echar al menos 5 dientes de ajo y dejarlo a fuego lento por 15 minutos. Después hay que dejarlo enfriar y refrigerarlo, asimismo, hay quienes lo endulzan con un poco de miel, aunque esto es opcional. 

Finalmente, se debe tomar una cucharada del preparado cada cuatro horas y con ello se aliviaran los síntomas por gripe y tos; sin embargo, algo que se debe tomar en cuenta es que antes de iniciar cualquier tratamiento, aún si se trata de opciones naturales, lo ideal es consultar a un médico, ya que en el caso del ajo, su consumo no se suele recomendar en personas con hipertiroidismo, así como en el embarazo o la lactancia. 

SIGUE LEYENDO

Así puedes conservar el ajo para que dure varios días

Té y café pueden proteger el cerebro de demencia, afirma estudio

Así puedes conservar mejor los alimentos sin usar papel de aluminio

Temas