ALIMENTACIÓN INFANTIL

¿Por qué debemos cuidar la alimentación de nuestros niños? Tips para una dieta adecuada

Una buena alimentación para nuestros niños debe basarse una dieta balanceada acorde a su estatura, peso y edad

ESTILO DE VIDA

·
Mantener una alimentación balanceada favorece al desarrollo de los niños Foto: Especial

Sabemos que la alimentación es una necesidad básica, y que debemos hacerlo desde que nacemos, primero nos alimentamos de leche y pasando los seis meses de vida, es prescindible ingresar comida sólida, pero es importante hacerlo con un orden congruente y siguiendo siempre las leyes de la nutrición (variada, inocua, suficiente, completa y equilibrada). 

Cuando somos niños, es cuando se forjan las bases de la alimentación para el resto de nuestras vidas, así que es necesario fomentar una buena dieta para proteger al organismo de enfermedades que son causadas por una mala nutrición. 

Hay diversos estudios en los que se demuestra que los niños que son amamantados con leche materna, tienen menor tendencia a sufrir sobrepeso y obesidad, pero una vez que se empieza con alimentos sólidos hay que poner atención en la calidad de comida que estamos aportando a nuestros hijos para ayudar a un desarrollo integral completo y adecuado. 

Una vez que empezamos a integrar verduras y frutas en la dieta diaria de los bebés, muchas veces pensamos que deben consumirlas de la misma manera que lo hacemos los adultos, pero esto es perjudicial para ellos, se ha visto que la ingesta de proteína es mucho más elevada, causando problemas en la vida adulta, es por eso que debemos adaptar la cantidad y la calidad de comida que preparamos, para nuestros niños

Te puede interesar:  Alimentación infantil: ¿Cómo influye la comida en el sueño de los niños?

Tenemos que poner especial atención en cómo nutrimos a los niños, ya que una nutrición desequilibrada se refiere también a una alimentación inadecuada. Si hablamos de desnutrición, nos imaginamos imágenes desgarradoras de personas que están en los huesos, pero realmente pueden existir rasgos de desnutrición que no los captamos a simple vista. Una desnutrición es una carencia de nutrientes, por lo que un niño con una mala alimentación afecta directamente su desarrollo piscológico, motor y emocional.  

Lo más importante es ayudar a los niños a tener una dieta adecuada a su edad, estatura y cantidad. Por eso, no hay que presionarlos al momento de comer para que terminen todo lo que hay en su plato, ellos saben cuando están satisfechos. La forma más sencilla de lograrlo es incluir verduras y frutas en la alimentación diaria, así como una dieta mayormente saludable, evitando agregar comida industrializada o demasiado procesada.