¿Qué nos espera en Los Cabos cuando volvamos a viajar?

Uno de los destinos playeros más populares está listo para recibir a visitantes nacionales y extranjeros. Así es como el extremo de la Baja Sur se prepara para recibirnos

¿Qué nos espera en Los Cabos cuando volvamos a viajar?
Los Cabos es una de las zonas turísticas preferidas por nacionales y extranjeros, debido a la variedad de hoteles de lujo. Foto: Especial

A finales de 2019, Los Cabos celebraba otro año de crecimiento turístico mientras se preparaba para recibir una nueva década con la mirada firmemente plantada en el futuro. Anclado en una comprensiva apuesta instrumentada en tres frentes –los viajes de lujo, las prácticas de sostenibilidad y la preferencia de los visitantes extranjeros–, el desarrollo del destino que, anualmente, recibe a más de tres millones de turistas vía aérea o marítima, se antojaba tan imparable y necesario como siempre.

En abril, Cabo San Lucas había dado la bienvenida al nuevo Nobu Hotel Los Cabos, el primero de la firma en América Latina y con el que Nobu Matsuhisa coronaba una nueva era de aperturas de súper lujo que, en el pasado inmediato, había revitalizado la oferta turística de la región.

La llegada de marcas reconocidas globalmente, como la californiana Montage en 2018 y Waldorf Astoria que, también en 2019, abrió sus puertas en la propiedad que antes fuera el legendario Resort at Pedregal, sugerían lo que el futuro guardaba para el extremos sur de la península bajacaliforniana: después de haber abierto más de seis mil habitaciones en apenas siete años, Los Cabos estaba listo para completar su oferta de vida nocturna, aventuras en la naturaleza y colosales hoteles todo-incluido, con más propiedades que detonaran el turismo exclusivo y consciente que se extendía en otros destinos, tanto nacionales como internacionales.

Más de un año después de que la pandemia llegara para demostrar la necesidad del turismo (pero no así su condición de imparable), Los Cabos está listo para retomar su historia justo en donde se interrumpió. Tanto la llegada de 122,577 viajeros extranjeros durante marzo, como la ocupación hotelera de 58% que reportó en la última semana del mes (la más alta del país en ese mismo periodo), invitan a pensar que el destino ha retomado el curso que, antes del Covid-19, le mereció un crecimiento de 16% (1.5 veces más respecto al resto de México).

Inaugurado apenas cuatro meses antes de que se detectara el primer caso de Covid en México, el nuevo Four Seasons Los Cabos se convirtió en el primer hotel en abrir al interior de Costa Palmas, un desarrollo de más de 400 hectáreas frente al Mar de Cortés, que, gracias a su marina, campo de golf, restaurantes casuales y de fine dining, residencias y hoteles, busca replicar el éxito de otros complejos similares en las costas pacíficas y caribeñas del país. Es aquí en donde, en los próximos años, veremos la llegada de Amanviri, el primer hotel de Aman en México, seguido de un Soho House.

En marzo, Los Cabos se convirtió en el primer destino en el mundo en obtener el certificado Verified de Sharecare, cuando 84 de sus 85 hoteles, pasaron una prueba de 360 activos que evalúan su seguridad sanitaria. Uno de nuestros grandes destinos playeros está de regreso.

En la agenda

La expansiva oferta hotelera –que, en poco, tiempo contará con propiedades bajo las exclusivas firmas de Rosewood y Park Hyatt– resulta, también, en nuevos restaurantes y experiencias ligadas al entorno. En tu próxima visita, no dejes de probar los sabores de la parrilla en Humo, una de las cocinas insignia de Zadún, la nueva apuesta hotelera de Ritz-Carlton en Los Cabos o La Botica, el primer speakeasy en el destino, al interior de Las Ventanas al Paraíso.

Pasado y presente

Ubicado a sólo una hora desde Los Cabos, el Pueblo Mágico de Todos Santos ha respondido al crecimiento turístico de la región, con innovadoras propuestas culinarias, artísticas, de diseño y de hospedaje. El recién inaugurado hotel Paradero es el punto de partida perfecto para explorar los alrededores: de los legendarios tacos de pescado que caracterizan a la baja, hasta las playas de grandes oleajes que, cada año, atraen a los mejores surfistas del mundo.

 

Por Domingo Álvarez

maaz


Compartir