DÍA INTERNACIONAL SIN DIETAS

Día Internacional sin dietas: Estos son los efectos negativos de las dietas milagro

Reconocer las dietas milagro es muy sencillo y solo debemos preguntarnos si los beneficios y resultados que ofrecen son humanamente posibles

Foto: Pixabay
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Con la llegada del verano, la temporada vacacional y la época de calor, la popularidad de las dietas milagrosas aumenta. La promesa de bajar de peso, lucir un vientre plano y tener una figura de modelo para lucir en la playa son las principales razones por las que estas dietas son frecuentadas por las personas, especialmente por las mujeres.

Reconocer las dietas milagro es muy sencillo y solo debemos preguntarnos si los beneficios y resultados que ofrecen son humanamente posibles. ¿Una persona podría bajar 15 kilos en tan solo una semana y sin ningún esfuerzo? Hacernos ese tipo de cuestionamientos es la primera clave para poder darnos cuenta si estamos frente a un fraude.

Señales a las que debes prestar atención

Una de las principales características de estos métodos es que presentan la posibilidad de perder una gran cantidad de peso en muy poco tiempo sin sacrificios que impliquen hacer ejercicio, dejar de comer o pasar hambre. Otra forma de identificarlas es por el nombre, pues suelen basarse en un solo alimento, como el huevo, el atún, la piña, entre otras.

Algo en lo que no puedes confiar es en que este tipo de alimentación “funciona” en todo tipo de cuerpos; es decir, no existe ninguna adaptación o personalización dependiendo de las necesidades, complexión o características de quien quiera aplicarlas.

Foto: Pixabay

Estos son los riesgos para tu salud

Lo más probable es que, a lo largo de la dieta, sí exista una pérdida peso. Sin embargo, esto es a costa de repercusiones en tu salud, a base de menús con muy bajas calorías, mucho menos de las que necesitamos para que nuestro cuerpo pueda funcionar correctamente. Consumir una baja cantidad de calorías implica una pérdida de líquidos y de masa muscular, no de grasa.

Con el paso del tiempo, el organismo se acostumbra a funcionar con menos energía, pero no de la manera adecuada. Otro de los problemas a largo plazo es el “efecto rebote”, lo que significa que el peso perdido se recupera después de dejar la dieta, pues el organismo transforma en grasa las calorías que ya no está acostumbrado a consumir.

Otras repercusiones a las que pueden llevar las dietas milagro es fomentar algún trastorno alimenticio o provocar un riesgo mayor de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoporosis, entre otras. Incluso, pueden desencadenar ansiedad, insomnio e irritabilidad.

Las únicas personas autorizadas para realizar este tipo de recomendaciones alimenticias son aquellas especializadas en nutrición, pues implementarán las medidas necesarias dependiendo de cada paciente.

aar