¿No logras bajar de peso? Podría ser por los kilos emocionales; te decimos de qué se trata

Es probable que las dietas no te funcionen de manera óptima, por lo que podrías estar padeciendo el efecto negativo de los famosos kilos emocionales

¿No logras bajar de peso? Podría ser por los kilos emocionales; te decimos de qué se trata
Los kilos emocionales te podrían estar afectando. Foto: freepik

Debido a la pandemia que se vive actualmente por la Covid-19, las personas han aprovechado el tiempo de confinamiento para iniciar una rutina de ejercicio o para optimizar su estilo de vida y hacerlo más saludable; sin embargo, esto puede tornarse complicado debido a que el aislamiento domiciliario puede provocar ansiedad.

En este sentido, cabe mencionar que la mayoría de las personas, en ocasiones sin darse cuenta, suelen recurrir a la comida cuando tienen emociones negativas, tal es el caso de la ansiedad o la tendencia a la depresión, en este sentido vale la pena explicar lo que pasa en el cuerpo cuando tenemos este tipo de acciones.

¿Qué son los kilos emocionales?

Esto se relaciona directamente con el sentimiento de culpa, por ejemplo, luego de comerte un pastel o una gran barra de chocolate es probable que te sientas culpable o te gusta que es por haberte lo comido.

Es aquí cuando el hipotálamo, que es una glándula endocrina que se encuentra en el cerebro, registra esta señal negativa y mandará a su vez Señales a las fibras de tu sistema nervioso autónomo.

La reacción de todo este proceso en tu cuerpo es que se activarán las señales inhibitorias en tu aparato digestivo lo que significa que no estarás realizando tu proceso de metabolismo de manera adecuada.

Cabe destacar que cuando las señales inhibitorias disminuyen, tu capacidad al quemar calorías también se reduce, es por eso que este pastel cargado de culpa se quedara en tu cuerpo como grasa corporal.

Cuando sientes culpa por la comida

Toda la culpa en relación a la comida que ingieres podrá transformarse en negatividad que proyectas respecto a tu imagen lo que puede causar reacciones bioquímicas que aumentan la producción de toxinas y disminuyen tu capacidad metabólica así como tus procesos digestivos.

Por otro lado, cuando tienes emociones negativas luego de haber comido, generas un estado de estrés crónico en tu cuerpo esto también afecta de manera directa al metabolismo de tu cuerpo y en la bioquímica debido a que tu estado natural de sanación se interrumpe y el resultado lamentablemente es que el metabolismo de las personas se altera sin que se den cuenta.

Cómo evitarlo

Es por eso que vale la pena reflexionar respecto a la importancia y el impacto que tienen las emociones en tu peso, tu acumulación de grasa corporal y la manera en la que metabolizan los alimentos.

Es gratificante el aprender que hay maneras de vivir sanas más allá de las dietas y de la culpa luego de comer algo que crees no debías, para esto es importante que acudas con un nutriólogo y tomes conciencia de tu vida y tu salud a la hora de digerir no sólo en la comida, sino también tus pensamientos y emociones.

fal


Compartir