Así es Angangueo, el Pueblo Mágico de Michoacán entre mariposas y casas de colores

Este Pueblo Mágico cuenta con uno de los santuarios más espectaculares de la mariposa monarca

Así es Angangueo, el Pueblo Mágico de Michoacán entre mariposas y casas de colores
Angangueo se ubica a tres horas de la Ciudad de México. Foto: Instagram: elviajeromagico

Angangueo es uno de los ocho Pueblos Mágicos que se encuentran en Michoacán, se localiza al oeste del estado y se caracteriza por su arquitectura colorida y por tener entre sus territorios uno de los santuarios más impresionantes de la mariposa monarca.

El nombre de Angangueo proviene de la lengua purépecha y tiene diversos significados, sin embargo, todos hacen alusión a sus características geográficas: “pueblo entre montañas”, “a la entrada de la cueva”, “cosa muy alta” o “dentro del bosque” son los diversos significados que se le relacionan.

Lugares para visitar en Angangueo 

Este Pueblo Mágico michoacano también se caracteriza por tener un pasado minero y prueba de ello es el Templo de la Inmaculada Concepción, el cuál fue construido a finales del siglo XIX y que en su atrio se encuentra un túnel que alberga herramientas antiguas que se utilizaban en la minería.

La Casa Parker, también da testimonio del pasado minero de este pueblo pues alberga una gran cantidad fotografías del pueblo y de sus paisajes así como una exposición de los distintos metales que se extraían de las minas.

El mirador de la Cruz de Hierro también es un punto obligado para los visitantes pues desde este sitio se puede apreciar en todo su esplendor Angangueo y sus alrededores.

Santuario de la Mariposa Monarca

Sin lugar a dudas la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca es el principal atractivo de Angangueo debido a que cada año miles de mariposas llegan al territorio michoacano provenientes del sur de Canadá y Estados Unidos para protegerse del frio.

La llegada y estancia de las mariposas monarcas es uno de los espectáculos más impresionantes de la naturaleza y Angangueo cuenta con uno de los santuarios más visitados, la mejor época para visitar este lugar es entre los meses de febrero y marzo.  

CBC 


Compartir