VIDA SANA

3 claves para estirar antes de hacer ejercicio de alto impacto

Luego de realizar actividad física, la elongación será esencial para la correcta y efectiva recuperación del deportista. Conocé las claves para un estiramiento a pleno.

ESTILO DE VIDA

·
Foto: Unplash

La actividad física profesional o amateur necesita una serie de requisitos antes y después de casa sesión o competencia. Antes de la planificación de la rutina de deporte que desarrollaremos, es necesario tener en cuenta los minutos que nos llevará practicar dos aspectos claves: por un lado el calentamiento, y por el otro la elongación. En consecuencia, te contaremos algunas de las claves para que tu rendimiento sea el adecuado.

El rendimiento en el deporte dependerá de que estos dos aspectos mencionados anteriormente se desarrollen de manera óptima. Toda actividad física deberá iniciar con un calentamiento de músculos, ya sea en el lugar o en grandes extensiones de metros, mientras que luego de terminar la práctica deportiva, la elongación ocupará un lugar central, siendo éste uno de los ejes para prevenir las lesiones.

No hay que menospreciar el calentamiento y la elongación en toda actividad física porque es más importante, inclusive, que el deporte ejercido en sí, a tal punto que estos dos aspectos pueden demandar más tiempo todavía que la práctica deportiva en sí misma. Además, la planificación de toda la rutina, dependerá la intensidad y del ejercicio a desarrollar, por lo tanto el pre y el post entrenamiento demandarán mayor concentración.

En esta ocasión no haremos énfasis en el calentamiento ni en el desarrollo de la actividad física, sino que nos ocuparemos de contarte las 3 claves vitales para estirar después de haber realizado algún deporte de alto impacto. Es esencial llevar a cabo la elongación porque incidirá en el proceso de recuperación.

Foto: Pixabay

El primer consejo reside en controlar los niveles de lactato ya que estos pueden ser muy altos dependiendo de la actividad física. Aquí, la clave estará en trotar durante 10 minutos para transformar ese lactato en energía o almacenarlo en forma de glucógeno. El segundo consejo está centrado en la intensidad y duración de la elongación: solo 10 minutos y de forma continua pero poco exigente. Finalmente, se deberá realizar un trabajo suave que permita el arribo del volumen de sangre a los músculos ejercitados.

Foto: Unplash