Travesía vintage

En Real de Catorce, rodeado de leyendas, paisajes místicos y sabores nostálgicos, te espera una aventura por el desierto

Travesía vintage
Travesía vintage
Travesía vintage
Travesía vintage
Travesía vintage
Travesía vintage

Asentado en el Desierto Chihuahuense, Real de Catorce fue fundado en 1779 debido al descubrimiento de ricas minas de plata. En los siglos XVIII y XIX, vivió bajo la bonanza minera con un gran desarrollo económico, sin embargo, en la Revolución dejaron de trabajarse las minas. El pueblo comenzó a ser abandonado hasta quedarse con 250 habitantes. Las opulentas viviendas se convirtieron en ruinas y los buenos tiempos quedaron en un lejano recuerdo. 

Después de cruzar el Túnel de Ogarrio, puerta obligatoria al pueblo de 2.3 kilómetros de longitud, me llama la atención el recorrido que se anuncia como safari fotográfico. Éste se lleva a cabo en una Willys, camionetas 4x4 compradas en los 50 y restauradas por los locales para funcionar como transporte turístico. Llegan por mí hasta el hotel y Don Cristino, chofer y guía, se presenta: “No olvide su cámara y le recomiendo irse arriba”, señalando sobre el techo de la camioneta. 

Hacia un vasto tesoro

Entre un camino agreste empezamos a descender por la temida “cuesta del arrepentido”, una angosta pendiente en la sierra en donde contemplo las primeras postales, como el Socavón de Purísima. Aquí, en el fondo de un barranco, estoy frente a los vestigios de una hacienda de beneficio (o de minas de plata). Aún se pueden apreciar los espacios dedicados a las chimeneas, los galerones que almacenaban el mineral, las viviendas de los trabajadores y la boca de la mina. 

Don Cristino me platica acerca de las diferentes rutas que ofrecen para descubrir la cultura y la naturaleza de esta tierra. Se pueden visitar diferentes zonas mineras, poblados cercanos como San José de Coronados y el desierto. En este caso, éste es el final de nuestra trayectoria. 

Entre pastizales y diversas cactáceas, el Bajío –como se le conoce localmente a este ecosistema- se muestra como una extensa planicie serena, que forma parte de uno de los desiertos biológicamente más ricos del mundo y del Wirikuta, la tierra sagrada de los huicholes. En esta reserva natural y cultural brota la planta venerada e ingerida por esta etnia, el híkuri, mejor conocido como peyote. Si bien hay personas ajenas que lo consumen, solo está permitido su uso para sus rituales. 

Fotos: Charly Ramos

Termino la tarde en la calle principal probando una gordita de nopal con queso de cabra y un vaso de aguamiel recién extraído. Ahora mi regreso estará impregnado de la melancolía que provoca caminar en este mundo de ancestros desaparecidos.

El tiempo parece haberse detenido en sus calles y edificios de piedra. Esta impresión es su fuerza de atracción. 

Qué mas hacer

Cabalga hacia el Cerro del Quemado, el centro ceremonial de los huicholes.

Dónde dormir

El Hotel Mina Real, fincado en una hermosa casona, ofrece 11 habitaciones y una terraza que presume una vista espectacular. hotelminareal.com 

Dónde comer

En el restaurante del hotel Mesón de la Abundancia es imperdible la pizza catorceña, con cabuches, flor de palma y queso ranchero. mesondelaabundancia.com. 

Fotos: Charly Ramos

Guía del viajero

  • Clima contrastante, con días calurosos y noches frescas y frías
  • Emapaca ropa adecuada para ambas temperaturas. 
  • Lleva suficiente dinero en efectivo 
  • Contrata a un guía para los recorridos.
Fotos: Charly Ramos

Por Elsa Navarrete

eadp


Compartir