¿Por qué y cada cuándo debo cortarle las unas a mi gato?

Las uñas de los gatos, que son retráctiles, tienen muchas funciones: cazar, trepar, comunicación y para defenderse cuando se sienten en peligro

¿Por qué y cada cuándo debo cortarle las unas a mi gato?
El corte de las uñas es necesario por salud del gatito. Foto: Pretty Litter

A pesar de que sean unos animalitos bastante independientes y con personalidades "frías" y "calculadoras", los gatos son seres que dan mucho amor y protección a las personas que los quieren. Es por ello que deben ser cuidados en todos los aspectos, tanto emocional, en su alimentación y claro, en el cuidado de su cuerpo. 

Además de su larga cola expresiva, orejas que parecen antenas parabólicas y ojitos pizpiretos, sus garras son uno de los elementos que deben ser atendidos con regularidad.

Las uñas de los gatos, que son retráctiles, tienen muchas funciones: cazar, trepar, comunicación y para defenderse cuando se sienten en peligro. 

Es común que los felinos tengan predilección por los muebles, donde ponen a prueba el poder de sus garritas; sin embargo, no hacen otra cosa que afilarse las uñas.

¿Qué pasa si no se afilan las garras?

En ocasiones los gatos no pueden afilar sus garras y a consecuencia, éstas crecen llegando a clavarse en sus gomitas o almohadillas. Esto desencadenaría infecciones que pondrían en riesgo su salud. Por otro lado, los veterinarios aseguran que este punto de los gatos es donde se originan enfermedades y hongos. 

Recorte correcto de las uñas

Los veterinarios sugieren a los dueños comprar un cortauñas especial el cual utilizarán cada dos o tres semanas. Esto depende del gato.

El proceso se debe hacer con cuidado, pues los mishis son expertos en el fino arte del escape y las batallas. Ante esto se recomienda a los dueños buscar un momento de calma del animalito y realizar el corte de forma tranquila y con mucho cuidado.

Al ser retráctiles, las uñas no están expuestas, por lo que la persona que realizará el corte debe sacarlas cuidadosamente presionando las almohadillas. 

 

 

 

 


Compartir