EMBARAZO

¿Embarazada y con ganas de ejercitarte? Estos son algunas rutinas de ejercicio que podrías disfrutar

El ejercicio es recomendable para todo mundo, pero la realidad es que las embarazadas lo necesitan mucho más, porque debido a la actividad física, se fortalecen los músculos y se relaja la mente

ESTILO DE VIDA

·
La Yoga es muy recomendable para estos estados. Foto: Especial

Bien dicen las abuelitas que las mujeres de antes aguantaban más que las de ahora, porque antes aún estando embarazadas, ellas seguían con su vida y tenían menos complicaciones a la hora del parto. Aunque suene molesto, la verdad es que estas declaraciones son parcialmente ciertas. 

El ejercicio es recomendable para todo mundo, pero la realidad es que las embarazadas lo necesitan mucho más, porque debido a la actividad física, se fortalecen los músculos, se relaja la mente, se estimula la circulación, se previene el dolor de espalda y se favorece la recuperación del peso post parto. 

 Pero a todo esto, ¿Cuáles son los mejores? A continuación te compartimos ejercicios más seguros y benéficos para las mujeres embarazadas, que mejorarán el proceso antes, durante y después del parto.

Bicicleta fija

El spinning o andar en bici no es lo más saludable para el bebé durante el embarazo, pero 20 minutos en la bicicleta fija podría ayudar a fortalecer las articulaciones. Es importante que sea de baja intensidad y con una ventilación adecuada.

Natación

Nadar tiene más de un beneficio y hacerlo durante la gestación, de crol y dorso, suavemente y bajo supervisión del entrenador, puede aumentar la capacidad pulmonar, tonificar los glúteos, brazos, piernas y pelvis. Desinflama e impide la formación de calambres. Hay entrenadores que te sugieren ejercicios con respecto al mes que estás pasando.

Pilates

Este es el rey de los ejercicios para embarazadas, pues no sólo se puede hacer en casa, también trae beneficios como mejorar la elasticidad para el parto y aumentar la fuerza (lo cual evitará dolores de piernas y de espalda), o controlar la respiración, trabajar el tono muscular y estimular la relajación. Los movimientos son suaves y se enfocan en el  control de los músculos del abdomen, los glúteos, los muslos y la espalda baja.

Yoga

El segundo más recomendable es el Yoga. Sobre todo porque  induce la relajación, mejora la postura y con los ejercicios de respiración, tienes la oportunidad de estar en mayor conexión con el bebé. Además, puede aminorar el dolor del parto y reducir la posibilidad de tener cesárea.  Es de bajo impacto y hasta disminuye la depresión. 

Baile

 El baile  permite trabajar el organismo a nivel físico y emocional, con lo que se produce un fuerte vínculo entre la mente y el cuerpo para un mejor desempeño en el proceso de gestación, de acuerdo con los expertos.  Además, puedes hacer coreografías sencillas y de baja intensidad sin saltos ni giros bruscos, claro está.