Leticia Herrmann crea Lavandel una marca de jabones artesanales y responsables con el medio ambiente

La creatividad de Leticia Herrmann la llevó a emprender en este largo camino de oportunidades, amenazas y desafíos que han puesto a prueba su convicción por su marca de jabones artesanales y veganos Lavandel

Leticia Herrmann crea Lavandel una marca de jabones artesanales y responsables con el medio ambiente
"Desde pequeña he trabajado en una fábrica que es de mi familia"; asegura Leticia Herrmann. Foto: Cortesía

La realidad asociada al Covid-19, además de afectar la salud física y mental de las personas, ha tenido una importante pérdida en la economía de las familias, llevando a muchos negocios a cerrar o, en el mejor de los casos, a replantearse la forma de trabajar en casa o digitalmente. 

La creatividad de Leticia Herrmann la llevó a emprender en este largo camino de oportunidades, amenazas y desafíos que han puesto a prueba su convicción por su marca de jabones artesanales y veganos Lavandel.

Leticia Herrmann platicó para el Heraldo de México sobre todos los retos que le implicó llevar a cabo su marca en esta cuarentena. 

Desde pequeña he trabajado en una fábrica que es de mi familia, con la pandemia tuvimos que dejar de trabajar por seguridad de los empleados. Siempre he sido una persona inquieta y no me puedo quedar sin hacer nada. Para sentirme productiva empecé a buscar actividades que pudiera hacer desde la casa y generarán ingresos. 

Leí e inicie viendo videos y cursos de cómo hacer jabones, realice mis primeras pruebas, probé miles de recetas y en abril los empecé a producir. Hace un mes di a conocer mi marca que surgió en este confinamiento por cuestiones del covid.   

Siempre quise tener un trabajo que me permitiera más flexibilidad en los horarios o trabajar desde la casa. Entonces la pandemia fue el momento perfecto para iniciar Lavandel, mi propia marca de jabones artesanales. Todo lo he diseñado desde la página, el diseño de los jabones, y el empaque, estoy muy contenta con los resultados. 

¿Qué podemos encontrar en Lavandel?

Es una marca de jabones artesanales y estoy a punto de lanzar sales de baño, estoy terminando de desarrollar los empaques de las sales de baño, pero muy pronto estarán en la página para que los puedan adquirir. Todos mis productos están hechos de ingredientes y fragancias naturales, aceites naturales, de lino, aguacate y coco con el fin de que la piel se mantenga humectada.  Trabajo de la mano con una mujer que se dedica hacer mezclas para aromaterapia y todo vienen muy conectado para tener una buena sensación y un momento muy relajante para empezar el día duchándote con olores muy ricos. 

¿Cómo es el proceso para elegir los ingredientes?

Lo más importante para mí fueron las fragancias, por qué hay algunos aceites que se extraen de forma no ecológica, pero encontré una persona que maneja las esencias naturales y trabaja de manera muy ética a favor del medio ambiente. La mayoría de los jabones comerciales contienen aceite de palma, yo no lo utilizo porque es un activo qué generan mucha explotación en el planeta.  Además, no utilizo productos animales, mi línea es vegana, ecológica y responsable con el ambiente. Es una marca congruente con mi forma de pensar y ser. 

¿A qué retos te has enfrentado al emprender en esta pandemia?

El aventarte a hacer algo nuevo, el salir de tu zona de confort y creer en tu producto, pero he tenido una respuesta increíble de la gente. Soy una persona perfeccionista y siempre estoy innovando para que el producto tenga un estándar de calidad impecable. 

¿Qué consejo les das a las nuevas generaciones que quieren emprender?

 Qué busquen algo que les apasione y lo lleven a cabo sin miedo a equivocarse, en el mundo del emprendimiento todos nos equivocamos, eso es lo que te va haciendo perfeccionar tu trabajo. Tu mayor limitante siempre vas a ser tú mismo. Mi esposo y yo tenemos otro trabajo y es una protección económica que nos permite tener un margen para poder invertir con cautela. Pues muy padre crear algo nuevo y que sea tuyo, es muy satisfactorio que la gente lo reconozca. 

¿Cuánto te tardas aproximadamente en el proceso de cada jabón?

 Los jabones yo lo realizo a mano, para elaborar uno tardo aproximadamente una hora dependiendo el tipo de diseño. Si implica de más diseños tardo como 2 horas. Después en el molde debe quedarse por 48 horas, hasta que este rígido se debe sacar. Por último, se debe dejar reposar de 4 a 6 semanas para que se elimine el exceso del agua. Los jabones comerciales que se venden en los supermercados aceleran ese proceso con químicos.

¿Cuál es el diferenciador de tu marca?

Aquí en México no he visto jabones artesanales con diseños tan elaborados, realizo algunos con efecto de mármol y no es fácil de ejecutar esa textura. Para mi es importante la calidad y la presencia del producto. 

¿Qué tan importante es utilizar productos orgánicos para la piel?

 Es muy importante, la piel es el órgano más grande de todo el cuerpo y absorbe todos los productos que aplicamos en ella. Si utilizas jabones procesados tu cuerpo va a tener una reacción física como resequedad, picazón entre otros efectos más. Cuando más nos enfoquemos en tratarla de forma natural, vamos a obtener resultados benéficos. 

Yo utilizo exfoliantes naturales como café molido, polvo de arroz de diferentes semillas, muchos de los exfoliantes que se encuentran expuestos en tiendas de auto servicio contienen partículas muy pequeñas de plástico, los sistemas de agua no alcanzar a atraparlos y llegan al mar donde los peces se los están comiendo. 

POR ISIS MALHERBE

eadp

Escucha y descarga todos los episodios de ¿Qué fue de…?


Compartir