¡Malas noticias! La limpieza de los santos restos en Pomuch, Campeche, será suspendida

Se cree que este ritual es importante para evitar que el espíritu entre en furia y recorra las calles del pueblo

¡Malas noticias! La limpieza de los santos restos en Pomuch, Campeche, será suspendida
El 30 de octubre de 2017, “La Limpieza de los santos restos, ritual funerario de la comunidad maya de Pomuch” fue presentada como Patrimonio Cultural Intangible del Estado de Campeche.

La tradición ancestral de limpiar los huesos de sus difuntos en el poblado de Pomuch, municipio de Hecelchakán, Campeche, fue cancelada por las autoridades municipales como medida preventiva para evitar más contagios por el virus Covid-19.

Iniciada desde los tiempos prehispánicos, la "limpieza de los santos restos" se mantenía como un misterioso ritual realizado por habitantes de la comunidad de Pomuch, que significa “lugar en donde se asolean los sapos”, y que dese hace varios años había captado la atención del turismo nacional e internacional. 

Santiago Rodríguez Adam, titular de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Campeche (Copriscam), señaló que los pobladores solo podrán acudir de forma escalonada a depositar sus ofrendas y retirarse lo antes posible para brindar oportunidad a los demás habitantes que años atrás, acostumbraban a reunirse de forma masiva en sus panteones y convivir con sus difuntos. 

De acuerdo con las creencias mayas, la muerte no significa el fin de una vida, sino más bien un largo recorrido en el viaje eterno. Y año con año, las ánimas retornan a la tierra para disfrutar de una semana de vacaciones con sus familiares, quienes los esperan con sus platillos favoritos y rezos ancestrales, como parte de la tradición del “Hanal Pixán”, que significa "comida para las almas". 

El 30 de octubre de 2017, “La Limpieza de los santos restos, ritual funerario de la comunidad maya de Pomuch” fue presentada como Patrimonio Cultural Intangible del Estado de Campeche

LIMPIEZA DE LOS SANTOS RESTOS

El Choo Ba’ak o la limpieza de huesos de sus fieles difuntos, consiste en esperar al menos tres años de la muerte de un familiar para exhumar sus restos y sacudirlos uno por uno con una brocha, hasta dejarlos completamente limpios. 
Posteriormente, los restos son envueltos en un pañuelo de tela color blanco, con el nombre del fallecido bordado a mano y algunas flores de diferentes colores.

Por último, son resguardados en una caja de madera y alrededor colocan flores naturales y veladoras que iluminarán el camino del finado, para así iniciar las celebraciones de Día de Muertos

Se cree que este ritual es importante para evitar que el espíritu entre en furia y recorra las calles del pueblo.

Por Joel Ynurreta


Compartir