Bosques que sanan

Internarse en zonas forestales, en beneficio de la salud, es lo que los japoneses llaman shinrin yoku, una práctica que cada vez tiene más seguidores en todo el mundo. ¿Quieres saber cómo un baño de bosque ayuda a tu cuerpo y dónde lo puedes realizar en México? Te lo contamos

Bosques que sanan
La práctica japonesa de internarse en las zonas forestales como una manera de sanar mente y cuerpo es reciente. | Foto: Cortesía

La contemplación de la naturaleza forma parte de la cultura japonesa desde hace milenios. El sintoísmo y el budismo que profesan en aquel país ponen gran énfasis en venerar el entorno y reconocer que también la belleza natural es efímera. Y sin embargo, curiosamente, la costumbre japonesa de internarse en los bosques como una manera de sanar mente y cuerpo es relativamente reciente. Sintetizada en el término shinrin yoku, que significa “bañarse de bosque”, esta práctica se remonta a los 80, década en la que la Agencia Forestal de Japón comenzó a promoverla en concordancia con un programa de salud nacional.

Actualmente, los baños de bosque cuentan con adeptos en todo el mundo, pues hay estudios que confirman sus beneficios a la salud. De acuerdo con expertos de la Universidad de Chiba, la gente que realiza estas experiencias reduce sus niveles de cortisol (hormona del estrés) en un 12%, además de disminuir la presión arterial en un 1.4%. Por su parte, científicos de las universidades de Michigan y Stanford han concluido que el shinrin yoku también ayuda a mejorar la memoria en corto plazo en un 20% y a mitigar la ansiedad

Colocar plantas o jardines verticales en casa también permite practicarlo. | Foto: Cortesía

Más que pasear

Mucha gente en Japón acostumbra bañarse de bosque en compañía de guías y terapeutas, pues no se trata de solamente caminar entre los árboles: implica internarse de forma consciente en el paisaje; detenerse a observar la complejidad de una flor o corteza; respirar profundamente para percibir los aromas de las plantas y escuchar con atención los sonidos producidos por los animales o por uno mismo. En palabras del inmunólogo y promotor del shinrin yoku, Qing Li, es absorber el bosque con todos los sentidos.

¿Y dónde me baño?

Nuestro país cuenta con amplias zonas de bosque donde te será posible realizarlo. Si estás en Ciudad de México, puedes acudir a los parques nacionales de El Chico (Hidalgo), Los Azufres (Michoacán) o en el cercano Desierto de los Leones. Incluso el Bosque de Chapultepec puede regalarte un poco de calma si te internas más allá de las zonas concurridas. En Guadalajara, el Bosque de la Primavera es tu opción, y si estás en Monterrey el Parque Ecológico Chipinque te regalará momentos de soledad con la naturaleza. 

Guía del viajero

  • Lee previamente el libro Baños de bosque de M. Amos Clifford
  • Haz tu inmersión en compañía
  • Avisa previamente a dónde irás
  • Lleva calzado cómodo y abrigo
  • Determina la ruta qué harás con anticipación
  • Procura poner en silencio tu celular
  • Lleva alimentos que te gusten
  • Respeta la vida silvestre que encuentres

Por Arturo Torres


Compartir