La Misión Colibrí avanza

ESTILO DE VIDA

·

Trabajar en la industria espacial es más que contemplar las estrellas: significa entender las leyes de la física, desarrollar una personalidad crítica para resolver problemas, conjugar la voluntad de la Tierra con la elaboración de un diseño técnico y, por supuesto, conservar el ánimo, la resistencia y la inspiración que dé vida a proyectos de innovación que, con éxito, estarán fuera de este mundo.

La Misión Colibrí reúne la experiencia de jóvenes estudiantes, profesores e investigadores que han enfocado su talento a expandir el conocimiento sobre el planeta, la atmósfera y el espacio exterior.

El 20 de agosto se llevó a cabo la Preliminary Design Review (PDR) del proyecto en las instalaciones del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Los integrantes viajaron a Boston para exponer avances en el diseño del microsatélite Pakal y escuchar retroalimentación de asesores expertos. El PDR es la segunda etapa para tener un rumbo claro hacia la construcción del satélite. Es todo un reto para los estudiantes.

No obstante, el equipo Colibrí alcanzó el nivel de excelencia que se requiere para que los asesores de NASA y MIT dieran su visto bueno. El talento de estos jóvenes mexicanos los llevará a la Critical Design Review (CDR) en 2020.

Como lo mencionó Paulo Lozano, asesor de MIT:

La misión es importante no sólo porque abre la pauta para las misiones espaciales en México sino porque es ambicioso y tiene capacidad para aportar conocimiento a todo el mundo".

Piensa Joven / El Heraldo de México

POR DANIELA RODRÍGUEZ (COMUNICACIÓN)

UNIVERSIDAD INVITADA: PANAMERICANA

eadp