Haz tu denuncia aquí

Tiempos recios en la pluma de Vargas Llosa

El Premio Nobel de Literatura, Nos platicó de su nueva novela y habló de la excelente literatura que hay en méxico, de autores como su entrañable amigo Carlos Fuentes

ESTILO DE VIDA

·

¿En qué momento se jodió América Latina? No existe ese día concreto y sí, porque han sido muchos. El premio Nobel de Literatura, el peruano Mario Vargas Llosa, que presentó hace unos días en Madrid su última novela, Tiempos Recios, junto a la directora de la editorial Alfaguara, Pilar Reyes, ha destacado, ante un centenar de periodistas, que el largo proceso de pérdida de oportunidades vivido en América Latina es “responsabilidad nuestra, no fueron ellos”. Simón Bolívar tenía un sueño: independizar Latinoamérica del colonialismo con un ejército libertador que acabó convirtiéndose en ejércitos de ocupación que se quedaron durante años en los países libertados. “Su sueño de país, fracasa en vida de Bolívar”, ha dicho. Uno de estos “personajezuelos” acabó conspirando en la década de los años cincuenta del siglo XX, en un clima de Guerra Fría, contra el gobierno de un país tan bello y rico como violento: Guatemala. Un episodio concreto que contribuyó a agrandar el chasco de Bolívar y que, al día de hoy, continua sin nitidez, pese a los intentos de la CIA, de los gobiernos implicados y del propio Vargas Llosa, que ha querido escribir en negro sobre blanco en Tiempos Recios, pero no lo ha conseguido: “No es un libro de historia, hay elementos de ficción, imaginación e invención entreverados con hechos históricos. Así que no me crean, lean el libro sin prejuicios”, ha rogado el Nobel, de 83 años.


[caption id="attachment_701337" align="aligncenter" width="600"] Mario Vargas Llosa. Foto: Cortesía[/caption]


El golpe militar encabezado por Carlos Castillo Armas con la ayuda de la CIA para derrocar a Jacobo Árbenz del gobierno de Guatemala marcó su destino. Ante un anfiteatro atestado de la Casa de América en Madrid, reconoció que “tener conciencia de esto abre una oportunidad. Hoy se ha entendido que la democracia es a través de donde se puede dar una batalla eficaz. La novela muestra la América Latina del horror, de la barbarie y la violencia, de dictadores chismosos, lo cual es atractivo para la novela, pero no para la realidad. La derrota de Árbenz tiene un efecto dramático, la historia pasajera de su gobierno vale la pena rescatarla porque llevó a muchos jóvenes como yo a pensar que la democracia en América Latina era imposible y que había que buscar el paraíso comunista. A creer en la revolución cubana, a abrir un periodo terrible de matanzas espantosas. Todo se hubiera evitado si Estados Unidos hubiera entendido que lo que intentaba Árbenz no era ser un instrumento de la Unión Soviética, sino crear un modelo justo sacando a Guatemala del sistema feudal en el que estaba. No era comunista, era anticomunista, tenía idea liberales y socialdemócratas que fueron interrumpidas de forma brutal”.


[caption id="attachment_701339" align="aligncenter" width="600"] Mario Vargas Llosa. Foto: Cortesía[/caption]


Vargas Llosa no ha calculado el porcentaje de ficción y de realidad que respalda su última obra. “Tampoco me ha importado”. Se ha ceñido a respetar hechos básicos de la historia para a partir de ahí tomarse libertades, como la de hablar sobre el gobierno actual de Perú, cuyo presidente, Martín Vizcarra, ordenó el pasado 30 de septiembre la disolución del parlamento. “Ha hecho muy bien en cerrarlo, está claro que apoyo al presidente, es una vergüenza, un Congreso de pillos y semianalfabetos que habían negado dos veces la Constitución”. Pese a esta actualidad, el Nobel ha aclarado que la novela retrata la cara más anticuada y retrógrada de América Latina, la de los dictadores militares, “odiosa y detestable”, y que las actuales son “dictaduras ideológicas, sistemas de gobierno muy imperfectos donde reina el populismo, pero elegidas democráticamente”. “Mi impresión es que si Estados Unidos, en lugar de derrocar, hubiera apoyado las reformas, otra sería la historia de América Latina. Probablemente, Fidel Castro no se hubiera radicalizado y vuelto un golpista, pues su discurso era socialdemócrata, similar al que se quiso llevar a cabo en Guatemala”, apostilló el escritor, que no quería hacer de la presentación de su nuevo libro un discurso político.


[caption id="attachment_701343" align="aligncenter" width="600"] Foto: Cortesía[/caption]


América Latina está formada por países con historias pasadas inspiradoras para autores como Vargas Llosa. Sin embargo, el Nobel no tiene intención de resucitar el pasado de uno de los países más importantes e influyentes del continente. “Hay muy buenos novelistas en México, así que no necesitan importar. Hay magníficos novelistas, entre ellos, mi amigo Carlos Fuentes, al que hecho muchísimo de menos, escribió novelas estupendas sobre México. Hay una literatura mexicana muy rica, diversa e interesante, novelas maravillosas, muchas de ellas ni siquiera se mencionan hoy en día. En México tienen de sobra, no necesitan importar escritores”.


[caption id="attachment_701349" align="aligncenter" width="600"] Mario Vargas Llosa. Foto: Cortesía[/caption]


Por último, sin negar la evidente relación de Tiempos Recios con La fiesta del chivo, Vargas Llosa confesó que ahora es “un Mario más viejo, eso es evidente”, así como que sus miedos están ahora más presentes que antes. “Me siento más inseguro ahora que cuando comencé a escribir mis primeros cuentos por el temor de decepcionar al público. Tengo pánico a fracasar al tiempo que tengo momentos de una exaltación extraordinaria cuando creo que he tenido éxito. Este elemento irracional juega un papel importante a la hora de escribir una novela. Uno anda perdido hasta que termina el libro. Incluso, a veces, cuando uno habla del libro está perdido, como ahora, que estoy seguro de estar olvidando cosas de la novela. Terminaría con este ruego. No me crean. Lean el libro sin prejuicios”, concluyó el Premio Nobel de Literatura 2019.

VARGAS LLOSA EN CORTO

  •  El Nobel de Literatura presentó su última novela, Tiempos Recios, en la Casa América en Madrid, en una conferencia con medios.
  • lEn su nueva obra, Vargas Llosa narra, de manera ficticia, la serie de conspiraciones que derrocaron de su puesto a Jacobo Árbenz.
  • 'Con esta obra, el Premio Nobel de Literatura 2010, trató de plasmar la cara más anticuada y retrógrada de América Latina.
  • lTiempos recios tiene una gran relación con la obra La fiesta del chivo, publicada en 2000; historia que fue llevada al cine en 2005.
  • lEl autor hizo mención de la excelete literatura que existe en nuestro país, a cargo de autores como Carlos Fuentes, un buen amigo del escritor.

POR VERÓNICA BENJUMEDA

abr

Temas