Haz tu denuncia aquí

El clóset de las influencers

ESTILO DE VIDA

·
Este proyecto tuvo sus inicios cuando Paulina Gándara, creadora de Trade the Dress, decidió vender su vestido de novia, tiempo después de casarse. Se dio cuenta de que en México no existía un servicio de este tipo, que se dedicara exclusivamente a la venta en línea. Así fue como nació tradethedress.com, la plataforma que se encarga de conectar a todas las niñas que quieren darle una segunda vida a esos vestidos que siguen en perfectas condiciones pero que ellas han dejado de usar. “Se me ocurrió meter también los vestidos que te pones para cualquier evento. Porque todas las mujeres tenemos varios que solamente usamos una o dos veces. Los tenemos en el clóset, cuando podríamos moverlos o revenderlos, y con ese dinero comprarnos cosas nuevas”, explica Paulina. [caption id="attachment_220585" align="aligncenter" width="2362"] Therese Gotlib.[/caption] Por su experiencia de 10 años en el medio de la publicidad, sabía que tenía que hacer una intensa investigación de este mercado para dar el siguiente paso. “Tengo buena idea de cómo mover una marca. Entre mis socios están un administrador de empresas, un ingeniero y un economista, y es una empresa familiar. Así empezamos a agarrar lo mejor de la experiencia de cada socio”. Cuenta que desde el principio han recibido muy buenos comentarios de las usuarias de esta página: “Llevamos tres meses arriba y vamos muy bien. Estamos en la etapa de lanzamiento todavía. Queremos posicionar la marca, seguir logrando que las compradoras tengan confianza en nosotros y en que somos una plataforma seria”. Como parte de su estrategia de lanzamiento, Paulina se acercó a varias niñas para que le abrieran sus clósets. “Hicimos un shooting con Therese Gotlib, Regina Bautista, Yael Sandler, Brenda Jaet y Luisa Fernanda Islas en el hotel Presidente, en la suite presidencial Diego Rivera”. La idea de sumar influencers y socialités a su proyecto surgió cuando se dio cuenta de que las redes sociales han cambiado la manera en que consumimos moda: “El mundo de la moda en los últimos años está completamente monopolizado en Instagram”, bromea. “A quien sigues en Instagram es, literal, a quien sigues en sus tendencias, lo que compran y lo que hacen. El tema se empieza a viralizar y a expandir así, de arriba hacia abajo. Entonces, la voz de todas ellas es la que más nos funciona”. [caption id="attachment_220579" align="aligncenter" width="2362"] Yael Sandler.[/caption] Cuando el proyecto apenas arrancó, Paulina se acercó a todas sus amigas y a la gente que ella conocía. “Empecé haciendo un inventario de pura gente conocida, para tener la base cuando lanzara la página y no lanzarla sin nada. De entrada, empecé a conseguir los vestidos de mis amigas. Cuando lancé mi página tenía 200 vestidos arriba y todos esos eran vestidos de gente que yo conozco”, comparte con Panorama. “Y después empezamos a crear esta estrategia con fashion bloggers y celebridades, para entrar más al tema y lograr que tal niña que vive en Polanco, pero que yo no conozco, empiece a subir sus vestidos y a creer en esta plataforma”. [caption id="attachment_220587" align="aligncenter" width="2362"] Regina Bautista[/caption] Al preguntarle si cree que en México el mundo de las socialités y el mundo de Instagram conviven o están separados, no duda en responder: “Instagram no discrimina. Ni edades, ni niveles, ni círculos sociales. Se ha vuelto una plataforma impresionante para todas, y la verdad es que las niñas siguen mucho las tendencias que ahí se suben”. Explica que Trade the Dress cuenta con un amplio catálogo, que va desde piezas muy básicas hasta vestidos de lujo. “Hay de todo, es súper amplio el espectro de precios. Pero claro, imagínate que un Monique Lhuillier cuesta 70 mil pesos en la página, porque en realidad a la vendedora le costó 140 mil pesos y está intacto”. [caption id="attachment_220589" align="aligncenter" width="2362"] Luisa Fernanda Islas[/caption] Paulina cuenta que a pocos meses de tener la plataforma en internet, está sorprendida con la cantidad de vestidos que las niñas han subido a la página. “De repente, alguien se pone en contacto conmigo por mail, diciendo que no va a subir dos vestidos, que va a subir 15. Y yo pienso ¡wow! Esta niña tiene 15 vestidos en su clóset que no usa y que son buenos”, nos dice. “Me ha impresionado muchísimo la cantidad de ropa que tienen. También de mis amigas. Todo lo que han sacado de sus clósets”. El reto más grande, según explica, es ganarse la confianza de las niñas que se convertirán en las compradoras y vendedoras de este servicio: “Me he enfocado muchísimo a que las compradoras sepan que hay una persona de carne y hueso detrás de esto. Porque muchas veces cuando compras por internet, te da desconfianza comprarle a quién sabe quién. Nos hemos encargado de dar una atención lo más personalizada posible”. [caption id="attachment_220591" align="aligncenter" width="2362"] Brenda Jaet.[/caption] Trade the Dress apenas empieza, pero ya cuenta con el apoyo de muchas niñas que tienen influencia en temas de moda y estilo. “Vamos a seguir con la estrategia de sumar celebridades, influencers y toda esta parte que nos da muchísima exposición y muchísimo inventario. Vamos a ir sumando grupos de cinco o seis, para que crezca mucho el clóset de nuestras it girls dentro de la página.   Por Carlos Celis  

Temas