Haz tu denuncia aquí

La mente creativa detrás de Distroller

ESTILO DE VIDA

·
La figura de un canino hecho con piezas recicladas, y el letrero de “Cuidado con el perro”, resguarda el hogar de Amparín Serrano, en San Ángel, un sitio que logra transportarte a un cuento de hadas: colores, texturas, cuadros de pop art colgados en la pared y un tobogán que te desliza desde el segundo piso hasta el sótano, son sólo algunas de las curiosidades que sorprenden a los visitantes. Pero también una pared llena de muñecos, un tubo de bomberos y un mural gigante de la Virgen de Guadalupe forman parte de este mágico espacio. Sencilla, con unos jeans y un suéter naranja, nos da una calurosa bienvenida: “siéntanse como en su casa”. De manera espontánea, empieza a platicar de su infancia. “Podía hacer lo que yo quería, vestirme a mi modo, usar un zapato de uno y el otro diferente”, compartió. “Yo sola me cortaba el pelo y podía pintar las paredes. Tuve unos papás bastante barcos, había pocas reglas que cumplir y una de ellas era estudiar”, comentó Amparín. Para ella, esa fue la peor parte, ya que nunca fue buena en la escuela. Recordó que sentía un pavor tremendo, porque era una alumna que estudiaba, pero al momento de cuestionarla se le olvidaba todo por completo. Estudió la carrera de diseño gráfico; y a pesar de no ser muy estudiosa, tenía otras cualidades, como dibujar, actuar, cantar y bailar. Estuvo involucrada en el showbiz, algo que describió como forzado, pues tocó muchas puertas para tener una oportunidad hasta que por fin lo logró. “No creo que haya tenido mucho talento. Hoy en día, cuando veo lo que hice, me digo que fui muy atrevida”. Formó parte del grupo Flans en sus inicios, pero fue por una decisión de la mánager que la vida de Amparín cambió. “No fue una salida, fue una corrida. Estaba estudiando, y a veces tenía que faltar a la escuela o a los ensayos. Antes de que las chicas se fueran a grabar el primer disco, fue que se dio mi salida. Me costó mucho trabajo, en esos momentos no tenía mucha autoestima, y con esa decisión me volví más insegura”, expresó. Posterior a Flans, vino el grupo Media Luna, ¿cómo fue todo este proceso? Media Luna fue la patada de ahogado, porque a fuerza quería quitarme la espinita. Para ese entonces tenía 23 años y lo hice con Pedro, el exnovio de una amiga. Duró un año, y después consideré que ya no estaba en mi momento. FELICIDAD VS. INSEGURIDAD En Instagram se ve a una Amparín feliz, divertida, sonriente; cantando y bailando. Y así es ella, pues dijo tener una niña interna que se niega a crecer. “No puedo cambiar, y a la vez me digo que ya estoy grande. Pero mi ventaja es que tengo dos hijas que no se avergüenzan de lo que hago, y a mi nieta esa parte de mí se le hace graciosa. Junto a ella saco todo mi lado infantil”, aseguró. Y ASÍ INICIA LA HISTORIA En un principio, Distroller iba a ser una marca de chamoy “medicinal”, pues Amparín ama los dulces. Quería crear un producto “mágico”, que iba a ayudar a pasar exámenes, conseguir novio y ser la persona más cool, pero en el proceso se lo rechazaron pues era tan ácido que destruía la flora intestinal. “El nombre de Distroller hace alusión a eso, y como ya había quedado registrado, decidimos dejarlo así”. Amparín es devota de la Virgen de Guadalupe, un fervor que le inculcó su madre. “Una vez al mes me voy en peregrinación a la Basílica con buenas amigas”. Gracias a su amor por La Morenita del Tepeyac, Serrano creó los primeros productos de su línea. “No lo hice con la idea de tener un negocio. De repente mis amigas querían comprarme lo que hacía y se los regalaba, porque no pensaba cobrar por eso. Maru y Claudia organizaron todo, y así Distroller comenzó a tomar forma”. Hoy en día, ¿qué le agradeces a la virgencita? Le doy gracias por todo, por estar haciendo lo que me gusta, compartirlo con mi gente y vivir de ello. La Virgen de Guadalupe es mi madrina, es quien le trajo buena vibra a Distroller, y siempre está presente.
  • BONITO RECUERDO
La primer imagen que realizó fue una Virgen que tituló La Sandarti, en honor al conductor Héctor Sandarti, pues él se la pidió a su salida de Big Brother.
  • SU FAMILIA 
Tiene dos hijas: Minnie, que se dedica a la actuación; y Camila quien ha empezado a trabajar como diseñadora de bolsos de su propia marca.
  • SU LADO INFANTIL 
Con la llegada de su nieta, Manola, Amparín no ha dejado morir su lado gracioso y espontáneo.
  • SPANGLISH DE DISTROLLER
La idea de poner frases en inglés, pero al mismo tiempo en español, viene de la mala ortografía de su creadora. Considera que hoy tiene la libertad de f ingir que es a propósito el modo de escritura de las icónicas frases.
  • MENSAJE CON AMOR
A sus hijas: “Que aprendan del ejemplo, aquello mío que les guste lo copien y lo que no, lo desechen. Ellas ya están en edad de elegir y de saber qué camino seguir”.
  • EL ÉXITO DE DISTROLLER
"Es mi pasión, y cuando haces el trabajo que te apasiona, obtienes estos resultados. También le sumo que es una marca mexicana y, sobre todo, que me estoy atreviendo a decir muchas cosas que otras personas mejor se callan".   [gallery size="large" ids="428167,428175,428174,428173,428172,428171,428170,428169,428168"]     Por Manuel Camacho-Zazueta

Temas