Haz tu denuncia aquí

Bárbara Mori comparte su vivencia y se une a la campaña

ESTILO DE VIDA

·
Bárbara Mori tuvo cáncer. Le fue detectado hace poco más de 10 años, y a raíz de este diagnóstico, su vida dio un giro total. Tenía 29 años cuando estaba rodando la cinta Cosas Insignificantes. Le dijeron que tenía cáncer en el cuello del útero. "En aquel entonces, para una joven no era tan común, como ahora, por la alimentación y la tecnología a la que estamos expuestos, que provocan que las células cancerígenas se desarrollen más fácil", comentó Mori. LA DETECCIÓN OPORTUNA Bárbara solía asistir al médico frecuentemente, por lo que el tumor le fue detectado a tiempo. "Los comentarios del doctor fueron: si se arraigó a la matriz, tenemos que extirparla". mencionó. La actriz hace énfasis en la importancia de ir al doctor y checarse. "Vivimos en una sociedad donde los hombres no les permiten a sus mujeres acudir al médico, por prejuicios como que las vean desnudas o que las estén tocando en sus revisiones", dijo. EL MOMENTO EN QUE BÁRBARA LO SUPO Antes de que se enterara que padecía esta enfermedad, se quejaba de todo. Por varias razones, como el no estar haciendo lo que quería , o que no estaba en el lugar que la llenaba, por lo que no se sentía a gusto con lo que tenía en su vida. “Cuando me dicen ‘tienes cáncer’, ya tenía un viaje programado para estudiar inglés en Canadá, aun así me fui, y fue muy fuerte para mí. Todo este proceso me hizo pensar muchas cosas”, dijo. LO QUE PASABA POR SU MENTE “Estaba en mis clases y lloraba, no sabía si me iban a quitar la matriz, si ya no iba a poder tener hijos, incluso pasó por mi cabeza la muerte. En un principio me cuestioné por qué me estaba pasando, si soy una buena persona, ayudo a los demás, soy buen ser humano y no jodo a nadie. Pero la pregunta no era por qué, sino para qué. Mucha gente pasa por cosas peores. Las interrogantes cambiaron y se convirtieron en ¿qué voy a aprender?, ¿qué me está queriendo decir la vida?”. Afortunadamente, con el diagnóstico oportuno, la operaron y el pronóstico resultó favorable. No tomó quimioterapias y pudo superar esta enfermedad. ¿Qué aprendiste? Entre muchas cosas, entendí que no había razón para quejarme. Tenía una vida increíble, rodeada de amor, trabajo, familia, y con una carrera. De pronto, como ser humano insatisfecho, quieres todo. Estamos viviendo en el consumismo, y esto nos lleva a querer llenar huecos con cosas materiales, porque estamos en esa búsqueda en lo exterior. Pero lo que se tiene que hacer es realizar una búsqueda interior, para sanar lo que hay dentro de ti. ¿Cuál dirías que fue tu principal fortaleza? El amor propio. Vivimos en una sociedad donde la mujer ha sido educada para ser sumisa. Poco a poco se ha ido empoderando, y hoy está en un lugar distinto. Pero no ha sido fácil, porque el hombre se siente amenazado. A partir de construir mi amor propio, descubrí lo que valgo, no como una mujer a la sombra de un hombre, sino como un ser humano más fuerte para enfrentar la vida”. Desde ese entonces empezó a agradecer. Supo que, a pesar de no tener todo, podía ser feliz. “Así tengamos lo que soñamos, vamos a querer más. Ésa fue mi gran lección, nadie está exento de lo que nos puede pasar”. Se dio cuenta que hay mujeres que no acuden al médico por temor, ignorancia y factores económicos, y ya cuando las diagnostican el tratamiento suele ser muy invasivo. Aunque en su caso, sólo le extirparon la parte dañada y no tuvo quimioterapia, vivió un caso muy cercano, el de su tía, que tuvo cáncer en el pulmón y después se le pasó a las mamas , creando metástasis. “La operaron y tomó tratamiento de quimioterapia muy agresivo. Le deterioró el cuerpo", contó. A raíz de aquella experiencia, Bárbara y su familia tomaron alternativas distintas para tener una mejor calidad de vida, y por eso recurrieron a un cambio total en su alimentación, eliminando los lácteos de su dieta. “Cuando tu cuerpo es ácido, los lácteos lo acidifican más, y todas las enfermedades están propensas a sobrevivir. Si mantienes tu cuerpo lo más alcalino posible, las células no se desarrollan y las enfermedades no se reproducen. Cuando ya tienes un cáncer y cambias tu alimentación, eso no te asegura que te vaya a salvar la vida, pero sí que tus células cancerígenas no se sigan reproduciendo", compartió. Bárbara decidió convertirse en vocera de varias campañas en contra de esta enfermedad, y considera que al ser figura pública, su voz es importante para apoyar a las mujeres en su lucha. Casi 10 años después, la exitosa actriz sigue informando a la sociedad sobre la importancia de cuidar su salud, de checarse y autoexplorarse, y de acudir al médico. Por ello, se sumó a la campaña Hazlo Bien, para crear conciencia y luchar contra este padecimiento.   [gallery size="large" ids="386155,386156,386157,386158,386159,386160,386161"]  
  • ACTUAL PROYECTO
Bárbara se encuentra en ensayos de una obra que está próxima a estrenar, en la que se presenta una visión distinta de cómo se vive el narcotráfico. En ella interpretará a una chica del norte de México que tiene un sueño, convertirse en cantante y triunfar dentro del género norteño.
  • "TIENES CÁNCER"
Fue durante el rodaje de la cinta Cosas insignificantes cuando la actriz se enteró de la noticia que le cambió la vida.
  • SU PERSONAJE EN EL RODAJE
Interpretaba a una madre cuyo hijo padecía leucemia, enfermedad que no le era ajena al proceso por el que estaba pasando.
  • REVISIÓN PERIÓDICA
A partir de su padecimiento, Bárbara acude cada seis meses al ginecólogo, y así lleva un mejor control de su salud.   Por Manuel Camacho-Zazueta/María del Mar Barrientos

Temas