“Ya no queremos más calcetitas rojas”; recuerdan a Lupita en Neza

El cuerpo de la pequeña, de cinco años, fue encontrado hace un año en el Bordo de Xochiaca; el Edomex registró 301 casos de homicidios dolosos contra mujeres en 2017

FOTO: JOSÉ RÍOS
FOTO: JOSÉ RÍOS

 

NEZAHUALCÓYOTL. Otro crucifijo rosa, de tres metros de altura, se colocó este domingo sobre el camellón de la Avenida Chimalhuacán, frente al Palacio Municipal.

Este es el cuarto que se instala de forma permanente en el punto durante los últimos años.

La efigie tiene dueña. Es de la niña Lupita, calcetitas rojas.

Hace 12 meses, su cuerpo de cinco años de edad yacía con esa prenda en el camellón del Bordo de Xochiaca, tenía el rostro hinchado entre la tierra, las costillas rotas y lesiones en la zona genital.

Lupita es el rostro de la vergüenza social e institucional porque esto sigue pasando. Hay muchos niños y niñas en estas condiciones, dijo Verónica Villalvazo o Frida Guerrera una de las responsables de llevar justicia a este caso.

Ella conoció a Lupita luego de que medios de comunicación dieran a conocer el hallazgo del cadáver de la menor.

FOTO: JOSÉ RÍOS

En la única foto que atestiguó el hecho, sólo se veían sus pies vestidos con las calcetas rojas sobre el terreno ubicado en la calle Virgen del Camino.

 

 

Nadie sabía nada de la menor, no había datos, ni una foto. Villalvazo demoró casi un año para saber que se llamaba Guadalupe, que no estaba registrada, que era maltratada, que murió tras los golpes de su padrastro por no avisarle que se había orinado en su cama.

Mucha gente vio lo que le pasaba a Lupita y nadie intervino, nadie se quejó, nadie dijo nada, nadie le habló a la policía para que se la llevaran. Fue una niña que para eso nació, para ser violentada, reclamó la activista.

Mientras narra, la gente llega poco a poco, se mezcla entre la veintena de activistas que se organizó para hacer el homenaje que coincide con el inicio de la Semana Santa.

Algunas mujeres van con sus pequeños hijos, los sostienen muy fuerte entre sollozos.

Ya no queremos más Lupitas, ya no queremos más calcetitas rojas. Que el feminicidio tan atroz y tan brutal de esta pequeña no quede impune, que la niña tenga justicia, no podemos permitir que se siga dando, dijo Villalvazo.

Desde diciembre pasado, Yadira N y Pablo N, madre y padrastro de la menor, enfrentan un proceso en el Penal de Neza-Bordo por el delito de feminicidio, donde aún falta determinar su situación jurídica.

FOTO: JOSÉ RÍOS

La señora Rosa Ayala, quien era vecina de los tutores de Lupita, recordó que la menor era juguetona y pasaba ratos con su nieta, sin embargo, con el paso de sus últimos días, ella era la encargada de darle manutención y alimento a la menor tras el descuido de sus padres.

 

 

Durante 2017, el Estado de México registró 301 casos de homicidios dolosos contra mujeres, seis de ellos se cometieron en Nezahualcóyotl, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En la gigantesca cruz también cuelga la única fotografía conocida en vida de y datos sobre corta existencia, la acompañan otras tres que tienen grabadas las palabras: Ni una más, ¡Basta Ya!, Reparación del Daño y Justicia.

Esta cruz es para eso, para que no se olvide y para que aquellas que sabían que la niña era violentada, recuerden que pudieron evitar mucho, dijo la activista.

POR JOSÉ RÍOS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosFoto: Archivo/Cuartoscuro

Canícula, más intensa