#SelfieLaEntrevista Graco Ramírez

El Gobernador perredista se toma su selfie y afirma que, como Morelos, más clara ni el agua: “no hemos hecho ningún acto del cual avergonzarnos”.

#SelfieLaEntrevista Graco Ramírez

Tabasqueño de nacimiento.

-Sí, hijo del general Graco Ramírez Garrido, que fue a la Segunda Guerra Mundial con el Escuadrón 201, y de una mujer de familia de ganaderos.

La espina del 2 de octubre.

-Fui presidente de la Sociedad de Alumnos de la Prepa 6, y en 1968 la represión marcó mi vida. Ver a mis amigos marchando, un país muy monocolor, un gobierno intolerante.

¿Qué música le movía la entraña política?

-La afroantillana, no sé si por mis genes afroamericanos (risas). Froylán López Narváez, Pepe Arévalo y sus mulatos (risas). Nos sentíamos libres.

¿Su rola favorita?

-Oye Salomé, perdónalo, perdónalo (risas).

Y Graco ¿perdona?

-Sí. Yo olvido, tomo en cuenta las cosas y me explico por qué se dieron. No guardo rencores ni venganzas.

¿A quién se encomienda?

-A mi confianza en mi cabeza, en mis análisis, en mis reflexiones y en la sociedad.
De dinastía militar y se salió de la fila. -Yo escogí la política como arma para cambiar las cosas.

Y ¿su familia?

-Gran ruptura, pero después de muchos años mi padre terminó votando por el PRD (risas).

Hace calor en Morelos, ¿verdad?

-Siempre. Muchas cosas que han marcado a nuestro país han nacido allí.

De obispos y otras leyes.

-Mi conflicto con él es que dice que la planeación familiar es homicidio, imagínense. No puede ser una ciudad democrática si no reconoce la diversidad sexual.

Graco en la historia romana significaba igualdad y democracia.

-Mi abuelo le puso a mi padre Graco y qué bueno que mi padre me nombró igual, porque yo traía la inquietud política desde la gestación (risas).

Pero también grajo, que no huele bien.

-No hay nada que esconder. Mi patrimonio personal está claro. Las obras que en otras partes cuestan lo doble, en Morelos cuestan lo que cuestan. A mi me invitaron a negociar con los delincuentes y no accedí. Somos otro estado que el que yo encontré.

¿Va derecho y no se quita?

-No, voy derecho, construyo acuerdos y el que no quiera lo respeto, pero no quito a nadie de por medio.

Obrador.

-Lo veo cada vez más autoritario. Un hombre que ofende y descalifica al que no está con él, no puede ser presidente de México. Es un mensaje del autoritarismo que representa.

¿Graco es el gran perseguidor?

-No. Yo no he metido a nadie a la cárcel. El que cometa delitos se le tiene que aplicar la ley. Yo estoy sujeto a lo mismo.

¿A cualquier nivel?

-Como decía Morelos: más vale la ley que el mejor de los hombres.

Elena.

-Mi amiga, mi esposa, mi amante.

Sobreviviente de cáncer.

-Mi mejor experiencia de vida es haberla encontrado y construir con ella la familia que tenemos hoy.

Sus nietos.

-Mañana voy con ellos a ver jugar a las Chivas en Guadalajara.

¿Usted es chiva?

-No, soy amigo de los chivas (risas). Y ellos fascinados porque es un gran estadio y un gran equipo.

Lo más osado.

-El que un hombre de izquierda, sin ser ex priista pueda ser candidato y ganar una elección.

El momento más difícil.

-Enfrentar la delincuencia. Construir una policía que no existía. Noches eternas y días muy largos.

Lo que nunca haría.

-Nada que no sea a partir de mis convicciones. Lo que sea, menos traicionarme a mi mismo.

La silla del águila.

-Un símbolo y una aspiración que no tengo en lo personal, pero sí que México sea un país democrático, sólido, incluyente y justo. Trabajaré con los que quieran construirlo así.

Gracias, gobernador.
-Gracias. Felicidades a El Heraldo.

Por Xavier Orozco / El Heraldo de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosLa decisión provocó la furia de los panistas (Foto: Cuartoscuro)

Gana el PRI Monterrey en TEENL