Se entregan temprano a la muerte

En México, estadísticas oficiales indican que el suicidio se concentra en jóvenes, incluidos aquellos que no han llegado a los 20 años

Se entregan temprano a la muerte

En México, la muerte auto- infligida se suele concentrar en edades jóvenes. La estadística nacional más reciente asegura que 3.7 por ciento de 6 mil 285 suicidios, lo concretaron niños de entre 10 y 14 años de edad.

Es más, cuatro de cada 10 mexicanos que optaron por el suicidio, formaban parte de la generación de los millennials, es decir, tenían entre 15 y 29 años de edad.

Nuestro país, de acuerdo con la encuesta intercensal del Instituto Nacional de Es- tadística y Geografía (INEGI), tiene una población de 38.2 millones menores de 18 años, hombres y mujeres.

Lee más: CDMX define normas para atender casos de suicidio en el Metro o calle

Dice el pregón popular que es injusto que niños y jóvenes mueran. En 1990, de cada mil niños nacidos vivos, 41 morían antes de cumplir los 5 años de edad.

En 2016, por cada mil mexicanos nacidos vivos, se registraron 15.1 muertes. Esta cifra representa una disminución de 63 por ciento. Sin embargo, aún es alta, ya que muchos de estos fallecimientos siguen siendo por causas prevenibles.

SE ENTREGAN

En este marco, la muerte también acecha a las madres adolescentes. A partir del año 2000, el embarazo en este sector ha ido en aumento. Derivado de ello, aumentó la muerte materna en menores de 20 años de edad. Mientras que en 2010, murieron 137 púberes por esta causa, en 2014 subió la cifra mortal a 142.

 

DOLOR DEVASTADOR

Desde hace poco más de un año, Sofía visita al psiquiatra. Perdió a su hijo. Él tenía 16 años de edad e iba en segundo semestre de bachillerato tecnológico. Quería ser químico y hacer vacunas.

No fue posible, pues el segundo martes de diciembre, Alberto decidió cortar su vida. Dejó una breve carta para su madre. Estaba deprimido: su novia, Ailyn, lo había cortado.

Los motivos detrás del suicidio en un adolescente pueden ser complejos. Beatriz Hernández, psicóloga y experta en tanatología de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que la tragedia de la muerte de un joven debido a desesperanza o frustración resulta devastadora para la familia.

Los jóvenes con problemas de salud mental, añadió, corren riesgos más altos, así como los que pasan por cambios fuertes en la vida o son víctimas de intimidación o bullying.

Por Redacción

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosFOTO: Especial

Un error, buscar culpables