Relacionan con el crimen organizado a 20 policías en Zihuatanejo

Familiares de los detenidos exigieron a las autoridades de Derechos Humanos que vigilen el proceso, pues consideraron han sido violadas sus garantías.


FOTO: BERNANDINO HERNÁNDEZ /CUARTOSCURO.COM
FOTO: BERNANDINO HERNÁNDEZ /CUARTOSCURO.COM

 

Por delincuencia organizada y portación de armas y cartuchos, 20 policías del municipio de Zihuatanejo fueron vinculados a proceso.

 

Los inculpados iniciaron su audiencia el martes a las 19:00 horas, la cual culminó ayer por la mañana en las instalaciones de la dependencia judicial en Acapulco; afuera de los edificios pernoctaron sus familiares.

Un Juez de Control del Poder Judicial Federal “valoró la argumentación de la defensa y las pruebas presentadas por el Ministerio Público y determinó la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa para las 20 personas, quienes permanecerán en el penal de Las Cruces, en Acapulco”, dijo el vocero de Grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia. Los indiciados serán trasladados a un penal federal en el estado de Oaxaca.

 

 

Los detenidos fueron parte de los 60 agentes policiacos presentados ante las autoridades judiciales el 16 de mayo en Zihuatanejo; 40 acreditaron que trabajaban de forma legal.

 

Ese día, el Ejército detuvo a los elementos, mientras que el gobierno estatal informó que al menos tres estaban identificados como líderes de un grupo delincuencial.

El abogado defensor de algunos de los agentes, Antonio Mendoza, dijo que las autoridades dieron un trato inhumano a los detenidos y no apegado a las leyes. En su momento, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, aseguró que un sujeto apodado El Cadete, miembro de la delincuencia organizada, se había apoderado de la policía de Zihuatanejo.

El mandatario señaló que la acción sobre la detención de los 60 policías fue a petición de las autoridades de esa localidad de la región de la Costa Grande, en el estado de Guerrero. Según el expediente, El Cadete, a quien identifican sólo con el nombre de Javier, habría sido director de Seguridad Pública en Petatlán.

 

Personal de seguridad estatal reveló a El Heraldo de México que la captura masiva fue para cuidar también la vida de los agentes que fueron amenazados por el crimen organizado si informaban de la infiltración del grupo criminal en Zihuatanejo.

 

Familiares de los detenidos exigieron a autoridades de Derechos Humanos del estado que vigilen el proceso, pues consideraron han sido violadas sus garantías. En Zihuatanejo, agentes policiacos dijeron temer por su vida, porque el gobierno local los quiere obligar a salir a las calles sin armamento, pues temen represalias por parte de quienes se apoderaron de la corporación policiaca.

 

Por Alfonso Juárez; [email protected]

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosFOTO: ARCHIVO/ CUARTOSCURO

En marcha, 90% de las campañas