Pueblo pequeño, desgracia grande en Morelos

A Valle de Vázquez aún no llega la ayuda oficial; los únicos que se han preocupado son otros estados

Casa de Silvana Martínez. Foto Édgar López.
Casa de Silvana Martínez. Foto Édgar López.

En Valle de Vázquez, Morelos, no ha fluido la ayuda de ningún gobierno. Han pasado casi 72 horas desde que el temblor sacudió violentamente esta zona del sur de Morelos y el único auxilio viene de los ciudadanos –de Michoacán, Hidalgo y CDMX- que traen hasta aquí víveres. Es un pueblo olvidado.

El poblado es pequeño, pero es muy grande su desgracia. Tiene poco más de mil habitantes y de las 300 viviendas que aproximadamente tiene, al menos 100 están destruidas o colapsadas y peor aún, sus dueños no quieren abandonarlas pese al visible deterioro.

Foto Édgar López.

La desesperación de esta gente es tanta que al ver llegar a los reporteros de El Heraldo de México creen que se trata de alguna autoridad estatal o federal y la petición es la misma: revisar sus viviendas para tener un diagnóstico sobre el daño causado por este terremoto.

¿Pueden revisar mi casa?, ¿creen que resista si nos seguimos durmiendo aquí?, ¿son del gobierno?, ¿trabajan con el gobernador Graco Ramírez?, ¿traen material?, preguntaban en cada esquina de esta ranchería.

Muchas de estas casas tienen firmes sus fachadas, pero por dentro son como cascarón a punto de resquebrajarse, como  la casa de Silvina Martínez: Por fuera no se ve, pero por dentro se tronó completamente mi casa… ¡pasen, véanla!… es inhabitable, dice esta señora que se limpia las lágrimas con sus dedos.

Lo mismo sucedió con su vecino Felipe Cázares. Su casa tiene fisuras por todas partes y en cualquier momento podría venirse abajo.

No sabemos si aún podemos habitarla; eso es lo que realmente quisiéramos saber. Estamos esperando a que vengan a revisarla y nos dieran un veredicto, explicó.

Y no hay que caminar mucho para seguir atestiguando el nivel de daño de este catastrófico sismo. A unos metros se localiza la casa de Victorino Maldonado. Él perdió por partida doble: se vino abajo su tortillería y está por colapsar su hogar.

Nos dijeron que iba a venir la autoridad, pero no han venido. En este pueblo lo que se necesita es material para comenzar la restauración, comentó.

Así como están las casas de este pueblo, está la escuela, montada en una vieja hacienda que también es impenetrable. La importancia de este recinto es que educa a nivel bachillerato a lugareños y vecinos de pueblos aledaños, sin embargo, hay optimismo de que saldrán adelante con o sin la ayuda de las autoridades.

Enormes piedras que cayeron de los cerros bloquean el camino, pero es posible acceder a dicha comunidad; sin embar- go, no hay autoridades de apoyo, ni local ni federal.

Foto Édgar López

 

Por Francisco Nieto y Arturo Vega

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosEncuesta LOS MEJOR
CALIFICADOS
EN ESTADOS. FOTO: EL HERALDO DE MÉXICO

Los mejor calificados en estados