Protesta pacífica en Tuxtla Gutiérrez tras asesinato de dos líderes campesinos

Este domingo, cientos de personas recorrieron la vía principal de Tuxtla Gutiérrez en una marcha fúnebre que concluyó con un mitin “de cuerpo presente” en el Palacio de Gobierno

Previamente, la Coordinadora dio a conocer que Noé Jiménez Pablo fue torturado y asesinado por un grupo paramilitar que presuntamente lidera Carpio Mayorga
Previamente, la Coordinadora dio a conocer que Noé Jiménez Pablo fue torturado y asesinado por un grupo paramilitar que presuntamente lidera Carpio Mayorga FOTO: Especial

Tuxtla Gutiérrez. ¡Basta ya! No queremos más muertes. No queremos más desaparecidos. No queremos más dolor ni más vergüenza, dice el primer párrafo de una carta que realizó el pueblo creyente de Amatán por el asesinato de su dirigente y un militante del Movimiento campesino Regional Independiente-Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento Nacional (Mocri-CNPA-MN), Noé Jiménez Pablo y José Santiago Gómez Álvarez.

Este domingo, cientos de militantes de la citada organización recorrieron la vía principal de Tuxtla Gutiérrez en una marcha fúnebre que concluyó con un mitin de cuerpo presente en el Palacio de Gobierno.

Previamente, la Coordinadora dio a conocer que Noé Jiménez Pablo fue torturado y asesinado por un grupo paramilitar que presuntamente lidera Carpio Mayorga.

El plantón pacífico que se encontraba frente a la presidencia municipal y en las entradas a la cabecera municipal de Amatan fue atacado con armas de diferentes calibres incluyendo R15 por el grupo paramilitar antes citado; frente a la presidencia municipal se encontraba entre otros compañeros Noé Jiménez Pablo, quien recibió disparos en el abdomen y pecho quedando tendido en dicho lugar. Los paramilitares no permitieron que el compañero fuera auxiliado, disparaban a quien se acercaba a querer ayudarle y finalmente se lo llevaron con rumbo desconocido.

Jiménez Pablo fue localizado sin vida por integrantes del Mocri-CNPA-MN en un basurero cercano a la cabecera municipal con signos de tortura, heridas de bala y con quemaduras de ácido varias partes de su cuerpo, el rostro y cabeza dejándolo totalmente desfigurado.

En tanto, organizaciones, defensores de los derechos humanos y la comunidad creyente de varios municipios ya se pronunciaron por este asesinato, haciendo una llamado de justicia y de paz, ante la ola de crímenes a líderes comunitarios que inició con el homicidio del activista Sinar Corzo Esquinca el pasado 3 de enero.

Por Jeny Pascacio

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosLLAMADO. Abelardo Cuéllar instó a trabajadores a vigilar que se respete la libertad sindical. Foto: ENFOQUE

Avalan nueva ley laboral