Proponen recuperar módulos de seguridad en Toluca

Regidor dice que las instalaciones policiales son elefantitos blancos

ABANDONO. Muchos módulos de vigilancia policial se encuentran desolados. Foto: Especial
ABANDONO. Muchos módulos de vigilancia policial se encuentran desolados. Foto: Especial

TOLUCA. Ante el abandono y subutilización en la mayoría de los 58 módulos de seguridad establecidos en la capital mexiquense, el regidor y urbanista Arturo Chavarría Sánchez consideró necesaria la recuperación de estos espacios que, dijo, se han convertido en elefantitos blancos dispersos en el territorio municipal.

Espacios de este tipo que se localizan al pie de la avenida Adolfo López Mateos y sobre la vialidad Alfredo del Mazo se han convertido, más que en un elemento de seguridad, en uno de alto riesgo para la población, sobre todo en ciertos horarios del día, comentaron vecinos que viven en las cercanías.

Por ejemplo, en el módulo que se ubica sobre la avenida Adolfo López Mateos y en uno más que se encuentra cercano a la entrada de la población de San Lorenzo, los vecinos aseguran que, en el primer caso, se ha convertido en refugio de indigentes y adictos, mientras que el segundo es utilizado por carteristas y asaltantes del transporte público que corren a refugiarse en sus instalaciones o desde ahí merodean a los usuarios del transporte para luego asaltarlos.

Hasta el momento el gobierno municipal no ha definido si recuperarán estos espacios; sin embargo, el regidor Chavarría Sánchez propuso que les hagan modificaciones para transformarlos en pequeños búnkeres desde donde se pueda hacer vigilancia sin que los policías queden expuestos.

Reconoció que, estructuralmente, los módulos, tal y como fueron diseñados, representan un riesgo para los elementos de seguridad, ya que cuentan con amplias ventanas que convierten a los policías en blancos fáciles para las bandas delictivas que acechan algunas zonas y que en muchas ocasiones están armados.

Estimó que la inversión que tendría que hacerse a cada módulo no sería mayor a 90 mil pesos. Las modificaciones consistirían en reforzar entradas y desaparecer los ventanales de los módulos, para colocar en su lugar franjas de ventanillas a una altura segura y horizontales, que permitan la vigilancia de largo alcance y con vidrios de seguridad.

Se estima que hay 58 módulos distribuidos en el municipio y hasta el trienio pasado se tenía el registro de unos 30 que se pusieron a resguardo de organizaciones civiles; sin embargo, un recorrido de este diario permitió establecer que la mayoría están abandonados.

 

Por TERESA MONTAÑO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosGabriel Biestro

Priorizan el gasto 2020