Winckler tenía ‘casa de seguridad’

Usó el penal de Pacho Viejo para obtener testimonios contra duartistas en forma criminal, acusa el exfiscal Ángel Bravo

“Tarde que temprano esas investigaciones van a generar el efecto que deben de general; tendrán que desahogar”, aseveró el ex fiscal.FOTO: ESPECIAL
“Tarde que temprano esas investigaciones van a generar el efecto que deben de general; tendrán que desahogar”, aseveró el ex fiscal.FOTO: ESPECIAL

En la pasada administración de Miguel Ángel Yunes Linares el penal de Pacho Viejo, en Coatepec, fue utilizado como una casa de seguridad.

Lo anterior para obtener confesiones bajo actos de tortura por parte de funcionarios de la Fiscalía General e involucrar a altos funcionarios que fungieron en la administración de Javier Duarte, generando golpes mediáticos previo a las elecciones concurrentes de 2018.

Así lo afirmó en entrevista telefónica reciente el ex fiscal general del Estado, Luis Ángel Bravo Contreras, detenido el 17 de junio de 2018 por el delito de desaparición forzada de personas supuestamente al ocultar el hallazgo de cuerpos en la barranca La Aurora, municipio de Emiliano Zapata, en enero de 2016.

El ex funcionario concedió esta declaración poco antes de que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) hiciera pública la recomendación 25/2019, acreditando que se cometieron actos de tortura en contra de Gilberto Aguirre Garza, ex director de servicios periciales de la Fiscalía cuando Bravo Contreras estuvo al frente del organismo.

Sostiene que es evidente que por órdenes de Winckler Ortiz y en colaboración con el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Jaime Téllez Marié, torturaron a Gilberto Aguirre para aprehenderlo días antes de las elecciones del primero de julio.

Pese a su detención y la de otros ex funcionarios de Javier Duarte el candidato del PAN, Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del entonces gobernador Yunes Linares, perdió la contienda en donde resultó ganador Cuitláhuac García Jiménez, candidato de Morena.

Aseguró que gracias a los resultados de las elecciones salieron a la luz pública los métodos de coacción de la Fiscalía, los cuales también se aplicaron al ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita.

Bravo Contreras recordó que tanto Arturo Bermúdez como Gilberto Aguirre denunciaron a la Fiscalía y ante otras instancias que fueron presionados para involucrarlo en el delito de desaparición forzada en el caso de la barranca La Aurora.

Las únicas supuestas pruebas que me incriminan a mí en este hecho (desaparición forzada) son dos declaraciones de personas que incluso denunciaron ante el Congreso y ante la Fiscalía de qué manera obtuvieron esos testimonios, expuso Luis Ángel Bravo.

Observó que según las propias versiones de los afectados el pasado 7 y 10 de mayo de 2018 el ex director de servicios periciales, como el ex titular de la SSP, fueron entrevistados sin su abogado, en la madrugada y al interior del reclusorio.

Esos son los únicos dos datos de prueba que revisten en mi contra, obtenidos no solamente ilícitamente sino criminalmente; aquí en el penal de Pacho Viejo era una casa de seguridad en donde se facilitó por parte de Jaime Téllez Marié (ex titular de la SSP en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares) el acceso a fiscales y personajes siniestros y oscuros con el único fin de obtener  testimonios.

Añadió que desde que esta información salió a la luz pública sus audiencias han sido obstruidas con el único objetivo de mantenerlo con prisión preventiva: De manera rara yo sigo en la cárcel, las audiencias las difieren, las obstruyen y las imposibilitan.

El ex fiscal recordó que al ser detenido el pasado 17 de junio de 2018 contaba con un amparo y pese a esto se le vinculó a proceso de forma irregular, de lo que ha quedado constancia en resoluciones de tribunales.

Sobre la manera de obtener los datos en mí contra es de esa manera, a través de presión, intimidación, coacción y hasta tortura logran obtener los testimonios de Gilberto y Arturo que por fortuna lo único que espero yo es que tengan que declarar ante un juez, porque ya lo hicieron ante el Congreso de Veracruz y en algún caso hasta en la Fiscalía.

Añadió que es la misma Fiscalía de Jorge Winckler la que determinó no investigarse y exonerarse de los señalamientos de tortura, no obstante pueden comprobar que estos actos sí se cometieron y participaron el entonces fiscal especializado en el tema de desaparecidos, Luis Eduardo Coronel Gamboa y David García Galván, fiscal especializado en la misma materia para la zona centro.

Tenemos la certeza de que Luis Eduardo Coronel Gamboa estuvo al interior del reclusorio los días 7 y 10 de mayo, estuvo aquí entrevistando y presionandolos (a Arturo N y Gilberto N) para que me involucraran.

Tarde que temprano esas investigaciones van a generar el efecto que deben de general; tendrán que desahogar, aseveró el ex fiscal.

Por Jesús Ruiz

oos

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosCITA. La reunión es en el Centro de Convenciones de Puebla. Foto: ENFOQUE

Celebran junta anual de scouts