Pedir asilo es un derecho, asegura ONU

Señala la ACNUR que no se excluyen la defensa de la soberanía y la ayuda a quien busca refugio

Miembros de la caravana migrante regresan por iniciativa propia a su país, en un avión de la Policía Federal desde el aeropuerto de Tijuana a la capital mexicana. EFE / Joebeth Terriquez
Miembros de la caravana migrante regresan por iniciativa propia a su país, en un avión de la Policía Federal desde el aeropuerto de Tijuana a la capital mexicana. EFE / Joebeth Terriquez

Mientras el alcalde de Tijuana, Baja California, Juan Manuel Gastélum, insistió en que el municipio no está en condiciones de atender a los migrantes, agencias de la ONU señalaron que quienes buscan asilo para escapar de la violencia y la persecución tienen derecho a presentar solicitudes en Estados Unidos para conseguir refugio.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) señaló que EU debe garantizar que cualquier persona que huya de la violencia o la persecución puede obtener protección sin obstrucción.

El portavoz de ACNUR, Babar Baloch, dijo en Ginebra, Suiza, que la administración de las fronteras es una prerrogativa soberana de los gobiernos nacionales, pero la seguridad fronteriza y la protección internacional de los refugiados no son mutuamente excluyentes.

Eso significa que cualquier persona cuya vida esté en riesgo en su país de origen debe ser capaz de acceder al territorio y pedir asilo en un país seguro. Y cada solicitud de asilo debería ser considerada individualmente, agregó.

En este contexto, Gastélum, quien la semana pasada declaró una crisis humanitaria en Tijuana, ayer presentó la solicitud formal en las oficinas de Naciones Unidas en la Ciudad de México.

El consejero jurídico del ayuntamiento presentó la petición y solicitó al gobierno federal que haga la solicitud también. Además, plantearon al Congreso de la Unión incluir en el presupuesto 2019 fondos para apoyar a los migrantes.

El alcalde indicó que el cierre de la frontera por seis horas, el fin de semana, afectó a 30 mil personas y representó pérdidas por 129 millones de pesos.

Reiteró que no hay alimento suficiente, ni un espacio digno para atender a los migrantes, por lo que demandó al gobierno federal hacer su parte.

Al otro lado del muro, en California, los negocios de la región fronteriza entre Estados Unidos y México temen a las amenazas del presidente Donald Trump de cerrar los puertos de entrada.

Sería un impacto económico que no podemos definir; sería un desastre, eso no es opción, aseguró Paola Ávila, vicepresidenta de la Cámara de Comercio Regional de San Diego, California.

Hasta ayer, sumaban 194 migrantes detenidos, todos hombres, en Tijuana y entregados a las autoridades migratorias mexicanas por diversas faltas, como beber alcohol en las calles o fumar mariguana.

En contraste, autoridades municipales indicaron que unos 200 migrantes optaron por el retorno voluntario. Con información de agencias

 

POR ANTONIO BAUTISTA

jrr

 

¿Te gustó este contenido?