Navidad con cena a la mexicana

Desde el pavo deshebrado de Tabasco, hasta la cochinita pibil de Yucatán, desfilan entre la mesa preparada para el festín de Nochebuena

 Se calcula que en México hay hasta 500 tipos de tamal, característicos por región. Foto: Cuartoscuro
Se calcula que en México hay hasta 500 tipos de tamal, característicos por región. Foto: Cuartoscuro

En las fiestas decembrinas, la cultura mexicana se hace presente en las cenas navideñas y cada platillo contiene algo que caracteriza al estado en el que se elabora.

Desde el pavo deshebrado de Tabasco, hasta la cochinita pibil de Yucatán, desfilan entre la mesa preparada para el festín de Nochebuena.

Para tener una cena completa para seis personas se necesitan de mil 500 a 5 mil pesos, de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Por ello, en algunas comunidades se utilizan elementos más baratos para crear el platillo principal, como los tamales, compuestos con distintas variedades de sabores, tanto dulces como picosos.

Como parte del plato fuerte, suelen estar aderezados con una gran variedad de chiles, dependiendo de la zona en la que se preparen. Mientras que en Nuevo León se ocupa el chile ancho con carne, en Coahuila prefieren el chile pasado y en Sonora el chile colorado.

Otro de los platillos principales es el bacalao, que, pese a no ser un platillo originario del país, es consumido en mayor medida en las entidades de la costa del Golfo de México, como Veracruz, donde se prepara con esta especie un platillo denominado zaragualla, el cual se asemeja a la elaboración del pescado a la veracruzana, pero con la carne desmenuzada.

También son muy socorridos los romeritos, que tuvieron su origen en los conventos, donde combinaron la tradición azteca con ingredientes traídos durante la Conquista.

Este platillo suele ser mayormente consumido en la zona centro del país, principalmente en San Andrés Mixquic y San Nicolás Tetelco, en la delegación Tláhuac, y San Gregorio Atlapulco, en Xochimilco.

Estos platillos, al contener productos originarios de la zona, suelen ser más económicos y sus precios varían entre 200 y 500 pesos, lo que permite a las familias tener un festín navideño con una menor inversión.

Para acompañar la comida hay una vasta gama de bebidas, entre ellas el ponche, que pese a ser originario de la India, se le añadieron frutas traídas por los españoles y otras de origen nativo de México, como el tejocote, y en algunos casos se le puede añadir tequila para equilibrar su dulzor.

El champurrado es otra bebida representativa del país; sus ingredientes principales son agua, chocolate y piloncillo, y es consumido mayormente en Oaxaca, Veracruz y Michoacán.

 

Por Frida Valencia

jrr

 

¿Te gustó este contenido?