Muere mujer que fue linchada por habitantes de Santa Ana Ahuehuepa, Hidalgo

Un grupo de personas quemaron viva a una pareja porque presuntamente robaron a un menor de 11 años de edad en esa comunidad, ubicada en Tula

Al lugar arribaron elementos de la policía municipal y estatal para atender el incidente. FOTO: ESPECIAL

El procurador de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), Raúl Arroyo González, confirmó la muerte de la mujer que fue linchada y quemada por pobladores de la comunidad de Santa Ana Ahuehuepan, en el municipio de Tula, al momento de ingresar al Hospital Regional Tula-Tepeji.

El funcionario estatal explicó que las personas linchadas eran oriundas de la región y se trataba de una mujer de aproximadamente 50 años de edad y un varón de 40 años de edad, quienes fueron acusados de ser robachicos e intentar robar un infante, por lo que los pobladores se organizaron y golpearon y quemaron a la pareja.

De acuerdo con el fiscal estatal, se abrió una carpeta de investigación para deslindar responsabilidades y reconoció que hay varias líneas de investigación sobre las causas del linchamiento, aunque refirió que por las condiciones de la región no pueden desechar la posibilidad de alguna situación relacionada con el robo de hidrocarburo, por lo que solicitarán apoyo de otras instancias para dar con los responsables de los hechos.

 

 

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública estatal (SSPH), Mauricio Deelmar Saavedra, enfatizó que no hay registros de robo o secuestro de menores de edad en el estado, por lo que indicó que los rumores que han circulado en redes sociales corresponden principalmente de otros países, por lo que pidió a la ciudadanía denunciar cualquier información errónea que se propague y genere pánico entre la población.

Asimismo, reconoció que el tema del robo del combustible es una situación socializada en la región en la que los pobladores incluso solapan a los huachicoleros que operan en la extracción de combustible robado, por lo que, afirmó, están trabajando para atender dicha situación con el apoyo de la Fuerza Especial Conjunta.

En tanto, el alcalde de Tula, Ismael Gadoth Tapia, reconoció que la policía municipal arribó cerca de las 16:30 horas para tratar de ayudar a las personas retenidas, pero los cuerpos de seguridad fueron insuficientes ante los más de 300 pobladores que participaron en el linchamiento

CON INFORMACIÓN DE IGNACIO GARCÍA

¿Te gustó este contenido?