Extienden sus alas en México

Hallan mariposas Monarca en faldas del Popo y Nevado

Las
mariposas se
encuentran
en el Ejido
Ojo de Agua,
el cual no
está abierto
al público. FOTO: ESPECIAL
Las mariposas se encuentran en el Ejido Ojo de Agua, el cual no está abierto al público. FOTO: ESPECIAL

TOLUCA. A finales de este 2018, una nueva colonia de mariposas Monarca, proveniente de Canadá, decidió expandir su presencia en nuevos hábitats en el Estado de México y en Michoacán.

Se trata de seis nuevas colonias ubicadas fuera de la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, una de ellas, en los alrededores del Nevado de Toluca y que fue descubierta el 24 de enero pasado.

Otra minúscula colonia también fue hallada en el poblado de Atlautla, a orillas del volcán Popocatépetl, la cual ocupó una superficie de 0.01 hectáreas y está a 250 kilómetros del Santuario Monarca de Michoacán.

Mientras, dentro de la reserva, se ubicó otra colonia de 2.46 hectáreas en los santuarios de Sierra Campanario y Cerro Altamirano, en Michoacán; así como otra mayor a una hectárea en el ejido El Capulín.

El hallazgo se dio gracias a un monitoreo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la alianza WWF-Fundación Telmex, con el que descubrieron una mayor presencia de este lepidóptero.

 

El repunte es sinónimo de un posible acobijo para más mariposas. El titular de la Conanp, Andrew Rhodes, destacó que el avistamiento es el que más afluencia ha tenido en el país desde la temporada invernal 2006-2007.

Además de los esfuerzos de la sociedad civil y gobierno, para Jorge Rickards, director de la WWF en el país, informó que el arribo de más monarcas se debe gracias a la preservación de árboles sanos y los programas de reforestación de bosques en la zona.

Durante la primavera pasada las monarcas que regresaron a Texas concentraron la puesta de los huevecillos en el centro del estado, donde las pupas y las larvas se desarrollaron favorablemente, explicó.

De acuerdo con los resultados, los organismos registraron un aumento de 144 por ciento de la presencia de esta especie durante esta temporada invernal, con respecto a la del 2017-2018, pues ahora ocupó 6.05 hectáreas de las 2.48 establecidas hace un año.

En México WWF y otras organizaciones trabajamos para establecer jardines con flores para alimentarlas con néctar durante su viaje, dijo Rickards.

Anterior al rastreo de estos organismos para identificar la presencia en nuevos rumbos, en los ejidos que rodean al Nevado de Toluca, corría el rumor de la existencia de mariposas en este punto desde hace casi una década.

El hallazgo es un inicio para hacer un futuro santuario, pues por ahora los hábitats de las especies están a cargo de ejidatarios particulares y el acceso al público no está permitido.

POR JOSÉ RÍOS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
EstadosDescarta que Morena
pierda la elección,
pese al conflicto interno. ILUSTRACIÓN: ALLAN G. RAMÍREZ

Entre ganar e impugnar; Alejandro Armenta